Banco Sabadell mantiene su apuesta por Reino Unido a pesar de los problemas de su filial TSB. La entidad catalana ha señalado este viernes que no se plantea vender esta filial como se ha sugerido en la prensa de Reino Unido. 

Lo que sí va a provocar estos problemas es una investigación interna para averiguar por qué se produjeron. El consejero delegado, Jaime Guardiola, no descarta que esto acabe en depuración de responsabilidades. Esta crisis provocó que 26.000 clientes hayan salido de TSB, aunque "otros 20.000 clientes han abierto cuenta". El coste de los fallos tecnológicos asciende a 226 millones, lo que ha provocado un frenazo del resultado semestral.

"Estamos muy tristes, preocupados y decepcionados por los problemas con clientes, estamos haciendo esfuerzos para corregir los errores", asegura Guardiola, para quien la mejora está en marcha y se va a notar en el segundo semestre.

El número dos ha descartado que el frenazo del resultado reduzca el dividendo en 2018 -'pay out'- o cambios en el plan estratégico.

Respecto al impuesto a la banca, el consejero delgado cree que "puede distorsionar la competencia". "La banca paga muchos impuestos. Meter mas presión a la banca, hace al sector menos atractivo y eso puede hacer que acompañemos menos al crecimiento de la economía".