La aerolínea irlandesa Ryanair reducirá un 40% más su capacidad en Europa para el mes de octubre ante el desplome que está experimentando la demanda.

Con todo, y teniendo en cuenta que su operativa ya estaba por debajo de los niveles del año pasado, prevé que el número de vuelos ofrecidos esté un 60% por debajo del dato de octubre de 2019, aunque confía mantener la ocupación por encima del 70% una vez realizado este ajuste.

Ryanair ya anunció en agosto que reduciría un 20% su capacidad prevista para los meses de septiembre y octubre, a la que ahora suma un nuevo recorte del 20%. 

La compañía 'low cost' asegura que las reducciones de capacidad son necesarias ante "el daño causado en las reservas por los continuos cambios en las restricciones y políticas de viaje de los gobiernos de la Unión Europea". 

 "La confianza de los clientes está dañada debido a la mala gestión del Gobierno en cuanto a las políticas de viaje adoptadas por la Covid-19, lo que ha provocado que muchos de los clientes no puedan viajar ni por negocios ni por razones familiares urgentes sin ser sometidos a cuarentenas ineficientes", detalla.

No descarta más recortes

Tras invertir la tendencia al alza que seguía la aerolínea desde que se permitieron los viajes en la UE, Ryanair no descarta más recortes en su capacidad de cara al invierno.

"Aunque todavía es demasiado pronto para tomar decisiones definitivas sobre nuestra programación de invierno (de noviembre a marzo), si continúan las tendencias actuales es posible que se requieran recortes de capacidad similares durante el período invernal", sentencia.