Rolls & Royce prosigue su hoja de ruta establecida para la venta de su participada española, ITP Aero, y prevé recibir en los próximos días ofertas vinculantes por parte de sociedades de capital riesgo. Ajena al cambio en la presidencia de Indra, la multinacional británica aguarda ofertas por un importe cercano a los 1.500 millones de euros.

No obstante, el nombramiento de Marc Murtra impuesto por la SEPI en la multinacional española, en sustitución de Fernando Abril-Martorell, ha generado incertidumbre entre las firmas de capital riesgo interesadas en la adquisición de ITP, de acuerdo a fuentes conocedoras de la operación. Dichas fuentes consideran que los fondos podrían requerir más tiempo para aclarar la posición de Indra.

Para el Gobierno de Pedro Sánchez, ITP Aero es una empresa estratégica que no debería caer en manos de un fondo extranjero, y sugirió su compra a Indra. Abril-Martorell se habría negado a llevar a cabo dicha adquisición, y este habría sido uno de los motivos que ha llevado a la SEPI, primer accionista de Indra con el 18,7% del capital, a promover el cambio en la presidencia de la multinacional tecnológica española.

ITP Aero e Indra participan en el desarrollo del próximo caza europeo, con más de 100.000 millones de euros de inversión

Los reales decretos aprobados por el Gobierno el pasado año que permiten el veto de inversiones extranjeras, podría ser empleado en el caso de la venta de ITP Aero. Hasta ahora, el Gobierno prácticamente no ha hecho uso de esa posibilidad de veto, pero el caso de la empresa de ingeniería española podría ser el primero y más sonado.

Sin embargo, aseguran fuentes que participan en la operación, Rolls & Royce ve "irrelevante" quien sea el presidente de Indra, y sostiene que los cambios en la presidencia del grupo español "no retrasará la venta".

La multinacional británica se ha comprometido ante sus inversores a llevar a cabo este año desinversiones por importe de 2.000 millones de libras, y en ese plan la venta de ITP Aero es básica. El pasado 13 de mayo, con motivo de su Junta de Accionistas, la compañía aseguró que existe un "alentador abanico de ofertas" por su filial española.

Rolls & Royce mantiene "un diálogo continuo" con los Gobiernos español y vasco sobre la venta de ITP Aero

"No vamos a comentar detalles de un proceso que está en marcha y en el que tenemos diversos interesados", ha indicado Rolls & Royce a este diario a través de su gabinete de comunicación en Londres. "Los Gobiernos español y vasco son actores importantes y existe un diálogo continuo y constructivo con ellos", añadió.

El grupo apunta que, en todo caso, "ITP Aero será un socio clave para Rolls-Royce durante muchas décadas, desempeña un papel crucial en muchos de nuestros programas actuales de motores de Defensa y Aeroespacial Civil, y está trabajando con nosotros en nuestro motor UltraFan de próxima generación", por lo que tratarán de encontrar el mejor comprador para la empresa española.

El mayor proyecto de defensa europeo

Tanto Indra como ITP Aero están involucradas en el mayor proyecto de defensa europeo, el FCAS (Future Combat Air System), el nuevo avión de combate que sustituirá a los Eurofighter, y que previsiblemente requerirá una inversión superior a los 100.000 millones de euros.

Indra se incorporó el pasado mes de julio al proyecto del avión de combate europeo como coordinador

La importancia del proyecto para la industria española y la presencia de las dos compañías en el mismo, explican el interés del Gobierno en la venta de ITP Aero y la participación de Indra en la operación.

Indra comunicó en julio de 2020 que se incorporaba formalmente a la ejecución de los trabajos de estudio del nuevo caza, que iniciaron Francia y Alemania en febrero de 2019. "El papel de Indra como coordinador en el programa NGWS/FCAS tiene como objetivo asegurar que la industria española alcance el máximo nivel de participación", informó entonces la compañía española.

El pasado 29 de abril, ITP Aero comunicó haber alcanzado un acuerdo con MTU Aero Engines (el principal fabricante de motores en Alemania) y Safran Aircraft Engines (fabricante francés de motores para la aviación) para la fabricación del motor del Next-Generation Fighter (NGF), elemento central del futuro avión de combate europeo.

"La incorporación de ITP Aero al programa, junto con la nueva joint venture EUMET formada por MTU y Safran Aircraft Engines, permitirá un reparto igual de la carga de trabajo entre Francia, Alemania y España", informó la filial española de Rolls & Royce.