La 'ley rider' se enfrenta a la última etapa antes de aprobarse el texto definitivo, la del periodo de enmiendas. En los próximos días, el texto, que finalmente se tramitó como proyecto de ley, se someterá al examen detallado por parte de los grupos parlamentarios, con posibilidad de sugerir y votar después modificaciones a la norma.

La tramitación del proyecto de ley se hizo bajo procedimiento de urgencia, por lo que los cambios tendrán que ser estudiados en un plazo máximo de ocho días desde que lo autorice la Mesa, posiblemente la semana que viene. En concreto, fue el pasado jueves cuando el Congreso de los Diputados convalidó el decreto ley que establece la condición de asalariados para los repartidores de plataformas digitales, los llamados riders, con duras criticas de Vox, que ha anunciado que recurrirá la norma ante el Tribunal Constitucional, PP y Ciudadanos.

De este modo, las asociaciones contrarias a la tramitación de esta nueva norma, uno de los principales frentes de Trabajo, estudian a contrarreloj sus sugerencias de enmiendas para que sean los partidos quienes las defiendan. Entre ellas están la Asociación Profesional de Riders Autónomos (APRA) y el colectivo RepartidoresUnidos.org, declaradas "pro autónomas", que esperan que el texto pueda modificarse en los próximos días para incluir una disposición "que introduzca la presunción de laboralidad en el ámbito de las plataformas digitales de reparto, salvo prueba en contrario".

Según confirman fuentes de estas asociaciones a Vozpópuli, su objetivo es mantener encuentros durante los próximos días con los representantes parlamentarios, de forma que su reclamación pueda ser defendida por partidos que se han votado en contra de la norma, como PP o Vox.

Desde el ministerio que dirige Yolanda Díaz, sin embargo, restan importancia a estas reclamaciones, puesto que el grueso de la norma -lo relativo al "fraude de los falsos autónomos"- se ha aprobado con acuerdo del diálogo social; por lo tanto, "no suele haber grandes cambios".

Fuentes sindicales insisten en que el proyecto de ley "ha cogido impulso de los tribunales y la inspección de trabajo", por lo que, a su juicio, "quienes están en contra lo están de las sentencias de los tribunales". El pasado septiembre, el Tribunal Supremo dictó una sentencia en la que recogió que los repartidores de plataformas como Glovo, Deliveroo o Uber Eats son trabajadores por cuenta ajena y no autónomos.

La 'ley rider' estará en marcha en agosto

Con todo, será a mediados de agosto (el día 12) cuando los trabajadores de las plataformas digitales tendrán que ser considerados asalariados. Ese día, se cumplirá el plazo de tres meses para la entrada en vigor del decreto ley publicado por el BOE el pasado 12 de mayo, por lo que las plataformas tendrán que dar de alta en la Seguridad Social a los repartidores.

"Se presume incluida en el ámbito de esta ley la actividad de las personas que presten servicios retribuidos consistentes en el reparto o distribución de cualquier producto de consumo o mercancía, por parte de empleadoras que ejercen las facultades empresariales de organización, dirección y control de forma directa, indirecta o implícita, mediante la gestión algorítmica del servicio o de las condiciones de trabajo, a través de una plataforma digital", indica el texto publicado en mayo.