Visita en balde de la ministra de Industria, Reyes Maroto, a la sede de Alcoa en Pittsburgh (Estados Unidos) para tratar de desatascar la venta de la fábrica del grupo estadounidense en San Ciprián (Lugo).

Maroto se entrevistó con el presidente de Alcoa, Roy Harvey, el lunes, para tratar la situación de la planta gallega, que amenaza con convertirse en un polvorín social y empresarial en la región.

La versión de la entrevista mantenida entre Maroto y Harvey contada por el Ministerio de Industria poco tiene que ver con la que narra Alcoa.

Alcoa desmiente a Industria cuando dice que se ha comprometido a vender la fábrica directamente a un tercero

Mientras que Industria, en comunicado oficial, asegura que Alcoa "ha sido receptiva a nuestras propuestas"; que el presidente de la multinacional se ha "comprometido a desbloquear el proceso de venta de la planta"; y que el mismo Roy Harvey "ha reconocido que está dispuesto a vender directamente a terceros", la compañía estadounidense cuenta otra cosa totalmente distinta.

"Alcoa lamenta que no incluyan una venta directa a SEPI. Durante la reunión, Harvey accedió a revisar la propuesta del Gobierno, pero no se comprometió a realizar una venta directa a un tercero", explica Alcoa también en comunicado oficial, solicitado por este diario.

El grupo estadounidense indica en el mismo comunicado que está "convencida de que la venta de la planta a SEPI era la forma de dar mayor seguridad, tanto a los trabajadores como a la empresa (...)".

En principio, la operación de venta de San Cibrao contemplaba la intermediación de la SEPI, pero recientemente el organismo público comunicó su decisión de no participar en la misma, dificultándose de nuevo la venta.

Alcoa dice que la falta de competitividad del marco energético en España, aún no ha sido resuelto por el Gobierno

El Ministerio de Industria ha facilitado seis potenciales compradores para la fábrica gallega de Alcoa, como ha publicado este diario, pero el distanciamiento de la SEPI de la operación y la desconfianza que existe entre la multinacional estadounidense y la Administración española complican un acuerdo.

"La inviabilidad de la planta tiene relación directa con la falta de competitividad del marco energético en España, que aún no ha sido resuelto por el Gobierno español", sostiene Alcoa en el comunicado en el que se refiere a la entrevista entre Maroto y Harvey.

"Alcoa asumió el compromiso de un proceso de venta de la planta a SEPI, incluyendo una importante contribución económica, como alternativa a un proceso de despido colectivo, y firmó un acuerdo con el Comité de Empresa para proceder a la venta de la planta con SEPI como compradora inicial", subraya la compañía.

"En todo momento", asegura Alcoa, la compañía "ha trabajado de buena fe para facilitar la venta de la planta de aluminio de San Ciprián y ha realizado las gestiones necesarias para conseguir este objetivo compartido por todas las partes".