La cadena de supermercados DIA terminó el primer trimestre del año con una caída de su facturación del 7,3% respecto al mismo período del año anterior, hasta los 1.571,6 millones de euros, tras proceder desde diciembre al cierre de 69 supermercados.

Así se desprende del avance de resultados de la compañía, enviado este jueves a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Los responsables de la firma han recalcado que en ventas comparables -es decir, incluyendo sólo los datos de las tiendas que siguen abiertas y excluyendo de la comparativa los ingresos que reportaban los establecimientos que han cerrado- la bajada se suaviza hasta el 0,4%.

Los resultados del grupo se vieron afectados por el impacto negativo del efecto divisa, ya que se devaluaron de forma notable tanto el peso argentino (36%) como el real brasileño (26%) en relación con el euro.

Además, desde DIA han recordado la dificultad de comparar los datos de este trimestre con los de hace un año debido a que las cifras registradas en los tres primeros meses de 2020 fueron más altas de lo normal por lo ocurrido en marzo, nada más comenzar la pandemia, cuando el anuncio del confinamiento derivó en compras masivas para llenar la despensa.

De hecho, el presidente ejecutivo de DIA, Stephan DuCharme, ha resaltado el "rendimiento positivo de las ventas comparables durante los meses de enero y febrero" y ha apuntado que comparar los datos en los próximos meses también será "un desafío" para el sector de la distribución debido al inusual incremento de ingresos del pasado ejercicio.

Trasvase de consumo

Las cadenas de supermercados se aprovecharon del trasvase del consumo registrado de fuera a dentro del hogar debido a la covid-19, un fenómeno que se espera que remita conforme avance la vacunación y se ponga freno a la pandemia.

Entre enero y marzo de 2021, DIA volvió a reducir su red de establecimientos y bajó la persiana de 69 locales respecto al dato facilitado en diciembre, hasta operar 6.100 supermercados en los cuatro países donde está presente.

Por mercados, España lideró la facturación neta de la firma en el primer trimestre con 1.044,5 millones de euros (-1,4 %), por delante de Argentina, con 197,4 millones (-16,3 %); Brasil, con 179,7 millones (-28,5 %); y Portugal, con 150 millones (+0,7 %).