Casi cinco millones de madrileños no han podido viajar este viernes, inicio del puente del Pilar, tras decretar el Gobierno el estado de alarma en la región. Unas restricciones a la movilidad que afectan directamente al turismo, resentido tras las miles de cancelaciones en las reservas de alojamientos en una fecha clave para el sector.

"Toda esta incertidumbre, todos estos cambios son muy negativos para nuestras agencias, que llevamos desde el mes de marzo con un volumen mínimo de facturación", asegura a Vozpópuli Carlos Garrido, presidente de la Confederación Española de Agencias de Viajes (CEAV).

Los puentes en temporada baja eran la "tabla de salvación" para el turismo hasta la llegada de la covid-19, que ha agravado la crisis de las agencias de viajes. "Hay un 80% menos de ventas que en 2019", asegura Garrido, que se muestra prudente a la hora de calcular el impacto económico que supondrán las restricciones en Madrid. "En estas circunstancias no nos atrevemos a dar una cifra pero sí que tienen unas consecuencias nefastas", apunta.

Reservas un 90% por debajo 

La anulación de las restricciones en la capital y otros nueve municipios de la Comunidad de Madrid por parte del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) disparó hasta un 11% las búsquedas de alojamientos por parte de los madrileños para el puente del Pilar, explican a este diario desde la plataforma de viajes Destinia. Además, las reservas para salir de la región este jueves aumentaron un 36%.

Como destinos escogidos destacan Benidorm, Salou, Granada o Calpe, en los que apenas se han notado las medidas aplicadas en la región. "Otras ciudades, además de Madrid, como Torremolinos o Calella han sufrido grandes caídas en sus reservas estando entre un 90 y 95% por debajo del mismo fin de semana del año anterior", aseguran desde Destinia. 

Los madrileños son los que más viajan

Según datos del INE recogidos en la Encuesta de Turismo de Residentes 2019, los madrileños son los que más viajan y en consecuencia los que más aportan al sector turístico. El año pasado protagonizaron el 18,2% de los 193,8 millones de viajes realizados por los españoles dentro de las fronteras de nuestro país y gastaron 10.281 millones de euros, un 21,4% de los 48.065 millones que los españoles dedicaron al turismo interno en 2019.