Repsol obtuvo un beneficio de 648 millones de euros en el primer trimestre de 2021, frente a las pérdidas de 487 millones que registró en el mismo período del año anterior. Una mejora que se debe, principalmente según la petrolera, "al impacto positivo del efecto patrimonial en los negocios industriales".

El efecto patrimonial ascendió a 321 millones de euros durante el trimestre, que está muy por encima de los números rojos de 790 millones de euros de enero a marzo de 2020, debido fundamentalmente a los mayores precios del crudo.

“Hemos tenido un desempeño positivo en un entorno extremadamente difícil que nos obliga a seguir trabajando duro, de la manera más eficiente y flexible posible", explica el consejero delegado de Repsol, Josu Jon Imaz. "Estamos sentando las bases de futuro de Repsol, avanzando en nuestros objetivos de descarbonización con proyectos punteros que refuerzan la industria española y ayudan a la recuperación de la crisis”, añade.

Por otro lado, Repsol ha logrado reducirla un 5% su deuda hasta situarla en 6.452 millones. Por su parte, la liquidez alcanzó los 8.456 millones de euros, lo que representa 2,93 veces los vencimientos a corto plazo. La otra pata que ha logrado de mejoras de su posición financiera frente a la pandemia ha sido una emisión de bonos subordinados en marzo por un importe de 750 millones de euros.

Resultado de Repsol por áreas

Su área de Química ha sido una de las más fuertes. El negocio mejoró en 150 millones de euros su resultado operativo del primer trimestre de 2020 y obtuvo mayores ventas. “Al mismo tiempo, el área continuó respondiendo a la demanda de sectores que están siendo cruciales para luchar contra la pandemia, como el sanitario o el de la alimentación”, detalla la petrolera. 

Por su parte, el área de Comercial y Renovables alcanzó un resultado de 101 millones, que compara con los 121 millones del primer trimestre del ejercicio 2020. Las restricciones a la movilidad implantadas en España y los efectos de la tormenta Filomena contrajeron un 14% la demanda del trimestre en las estaciones de servicio, lo que incidió en el resultado del negocio de movilidad.

En Exploración y Producción, el resultado neto ajustado ascendió a 327 millones de euros, 237 más que el del mismo trimestre del 2020 debido principalmente a unos mayores precios de realización de crudo y gas, menores amortizaciones, menores costes y menores costes exploratorios. La empresa lo ha compensado parcialmente con una menor producción, así como mayores impuestos debido al mayor resultado operativo.

El área Industrial, por su parte, logró un resultado de 73 millones de euros, un 75% menos que los 288 millones de los tres primeros meses de 2020 debido al impacto de la pandemia. En concreto, las áreas de Química, Mayorista y Trading de gas tuvieron un comportamiento positivo, mientras que Refino obtuvo unos escasos márgenes y sufrió las paradas en la actividad. Además, el área se está viendo afectada por la incertidumbre generada por la transición energética, que va a exigir proyectos e inversiones para cumplir los objetivos de descarbonización.