Repsol anuncia en plena crisis del coronavirus un 'Plan de Resiliencia 2020' que contempla reducciones de 350 millones de euros en los gastos operativos y de más de 1.000 millones en las inversiones, así como optimizaciones del capital circulante que rondan los 800 millones de euros respecto de las métricas inicialmente presupuestadas. 

El Consejo de Administración de Repsol ha evaluado este miércoles el contexto y la evolución del actual entorno económico y, particularmente, el impacto global del coronavirus y de la caída de precios en el mercado mundial tanto del petróleo como del gas natural en su negocio. 

La petrolera ha decidido posponer la presentación del Plan Estratégico 2020-2025, prevista para el 5 de mayo, hasta el momento en que se vislumbre una mayor estabilidad social y de negocios por "la extraordinaria volatilidad e incertidumbre del mercado".