Renfe ha estrenado esta semana un nuevo sistema de tarifas llamado a revolucionar la demanda de billetes. Tras meses trabajando para implementar y adaptar el algoritmo a su plataforma, la web de la empresa ferroviaria ha puesto en funcionamiento este modelo... con diversos fallos, según ha podido saber Vozpópuli por varios usuarios.

El objetivo de este nuevo sistema es, sobre el papel, maximizar la oferta de trenes incrementando también la demanda. Para ello, Renfe ha simplificado tarifas y ha desarrollado un algoritmo que flexibiliza los precios en función del interés que exista por una ruta determinada a una hora específica. En resumen: la empresa pública lanzará "chollos" para competir -al menos en Alta Velocidad y Larga Distancia- con otras compañías ahora que la red ferroviaria ha sido liberalizada.

Esa ha sido la primera consecuencia de la entrada de la compañía francesa Ouigo al mercado español, con un primer tren de alta velocidad a bajo coste para cubrir la ruta Madrid-Barcelona y al que se sumarán más empresas con otros recorridos. Para competir con estos nuevos actores en lo que hasta hace unos meses había sido un monopolio, Renfe ha adoptado un sistema tarifario similar al que existe en el sector aéreo: el 'revenue management', pasando de tarifas fijas a precios dinámicos.

Ahora el coste del billete varía en función de un algoritmo que tiene cuenta diverso factores, como las plazas disponibles

Ahora el coste del billete varía permanentemente en función de las plazas disponibles, la ocupación a días u horas vista antes de la salida, posibles ofertas de la competencia y todo ello teniendo en cuenta eventos y fechas señaladas. En teoría, además, pretende simplificar el proceso de compra al eliminar las diferentes clases que existen a tres opciones: Básico, Elige y Premium; aunque sigue distinguiendo por la multitud de tipos de tren: AVE, Euromed, Talgo, Alvia, AV City, MD, Avant, Regional… Uno de los problemas de Renfe que Roger Senserrich ha abordado en este periódico.

Diversos fallos que Renfe niega

Tras varias semanas en periodo de pruebas, y después de haber retrasado su puesta en marcha, la web de Renfe estrenó el nuevo sistema el pasado jueves, 1 de julio. En sus primeros días de funcionamiento, la plataforma presenta diversos fallos, según han advertido varios usuarios a este periódico, que sospechan que la implantación de tarifas se traducirá en el encarecimiento generalizado de los billetes, a pesar de la existencia de ofertas.

Algunos supuestos "chollos" -es decir, aquellas franjas previsiblemente menos concurridas- suben de precio automáticamente durante el proceso de compra, de acuerdo con el testimonio de un usuario de Renfe que al final ni siquiera ha podido adquirir sus billetes: "Imposible, da error". No es el único caso. "En ida ofrece la opción confort y en regreso no, y es imposible comprar lo que antes era Turista Plus", asegura otro cliente habitual. Hay más.

Las taquillas virtuales de la web de Renfe han permanecido caídas en las últimas horas.

El propio portal de compra de Renfe ha sufrido caídas en las últimas horas y el teléfono de atención al cliente de Renfe se encuentra colapsado, con "todos los operadores ocupados". Al menos, es la respuesta automatizada que ha recibido otra usuaria que ha tratado de obtener información sobre la imposibilidad de adquirir billetes.

"No estamos registrando incidencias en la venta web", contestan fuentes del gabinete de prensa de Renfe a preguntas de este diario: "Al haber sido modificada la web con las nuevas tarifas, es recomendable borrar la caché del navegador para visualizarla correctamente".