El Consejo de Administración de Renfe estudiará el lunes la adjudicación del contrato para el suministro de 211 trenes de gran capacidad destinados a cercanías por un importe superior a los 2.400 millones de euros, el mayor contrato de cercanías en la historia de la compañía.

Fuentes de la empresa pública han confirmado a Efe que el Consejo estudiará el lunes la adjudicación de estos 211 trenes. Las adjudicatarias son la francesa Alstom y la holandesa Stadler, con plantas para su fabricación en España, según la Cadena Ser.

Alstom fabricará 152 trenes de 100 metros de longitud, por 1.447 millones de euros, y Stadler construirá 24 de la misma longitud y otros 35 trenes de 200 metros, por un total de 998 millones de euros, incluido el mantenimiento durante 15 años.

Anunciado hace casi dos años

Renfe anunció la licitación de este contrato hace casi dos años, momento en el que situó el monto total de la operación en más de 2.700 millones de euros.

La licitación incluyó la opción de compra de hasta 120 trenes adicionales también en dos lotes (96 de 100 metros de longitud y 24 de 200 metros) y su mantenimiento también por 15 años.

El objetivo de la operación es renovar el parque de material rodante para "maximizar la capacidad de transporte en los grandes núcleos de cercanías altamente saturados en puntos críticos como, por ejemplo, el túnel de Sol o el de Recoletos en Cercanías de Madrid".

Los nuevos trenes previstos dispondrán de al menos 900 plazas en el caso de los de 100 metros, lo que supone un incremento del 20 % de la capacidad sobre la flota actual de trenes Civia.