Los grandes grupos editoriales preparan ajustes. Prisa, Unidad Editorial y Vocento ya han comenzado a negociar con sus plantillas una batería de ajustes que combina recortes salariales, congelaciones y, en algunos casos, Expedientes de Regulación de Empleo (ERE). El año pasado, los medios perdieron 900 millones de euros de publicidad (-22,7%), según datos de la consultora i2P.

En el caso de la editora de El País, el grupo editorial ya avanzó en sus últimos resultados remitidos a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) que preveía hacer un ajuste de 30 millones de euros, de los cuales una parte se corresponderán con ajustes laborales. Como ya publicó este diario, los sindicatos de la Cadena SER, una de los negocios en el que ya se han ejecutado algunas salidas, ya han mantenido reuniones con la dirección para negociar los recortes, que la plantilla teme que puedan derivar en un ERE.

Por ahora, una medida que sí ha concretado el grupo es la reducción de un 10% de aquellos sueldos anuales de 85.000 euros o más, ajuste que ya se está negociando con los comités correspondientes, ya que no solo afecta a la SER y a El País, sino que también incluye a los departamentos comerciales y corporativos, según precisan las fuentes consultadas.

La editora terminó el año pasado con una facturación de 700,6 millones de euros, un 27,4% menos con respecto al ejercicio anterior por los efectos de la pandemia. No obstante, la venta de Santillana España generó unas plusvalías de 377 millones que permiten a la editora firmar un beneficio de 89,7 millones.

Caída de ingresos por la pandemia

Respecto a Vocento, el grupo editor de ABC ya aprobó dos ERTE durante la pandemia. En un principio, el ajuste solo afectó a las áreas corporativas de la empresa, pero luego se amplió a las redacciones de la casa. Ahora, la editora ha avanzado a los sindicatos del histórico diario una propuesta para rebajar un 10% los salarios de la plantilla. No obstante, como desveló este diario hace unos días, Vocento prevé extender los recortes a más empresas de la compañía.

En los casos en los que el convenio se encuentra en negociación, la cúpula pretende introducir los recortes en el nuevo texto, mientras que en las divisiones en la que el acuerdo esté en vigor, la idea es llegar a un acuerdo con los sindicatos. Esta fórmula ha generado un importante malestar entre los sindicatos, que en un reciente comunicado interno de CCOO al que ha tenido acceso este diario lo tacha de “obsceno asalto a las relaciones laborales consensuadas entre comités y empresa”.

A diferencia de Prisa, Vocento registró el año pasado unas pérdidas de 21,7 millones de euros por la pandemia tras sufrir una caída de los ingresos del 13,5 % hasta los 341,3 millones, así como por el pago de indemnizaciones. En 2019, la compañía había logrado unos beneficios de 6,3 millones.

Por último, Unidad Editorial es la única que por ahora ha recurrido formalmente a los ERE para atajar la pandemia. El primero fue aprobado a finales del año pasado (tras unos meses en los que la plantilla estuvo en ERTE) y se saldó con casi una veintena de despidos en Cataluña, País Vasco, Baleares, Valencia y el cierre de la delegación de Alicante.

Ahora, la compañía ha puesto en marcha otro en Logintegral, su filial encargada de la distribución de sus publicaciones. Como apuntó Dircomfidencial, esta división cuenta con alrededor de 30 trabajadores. La editora de El Mundo, Marca y Expansión ingresó el año pasado un total de 303,7 millones de euros, un 31,5% menos que el año anterior.

El tridente de grandes editoras, que todavía no han terminado de definir sus planes de ajuste, es solo una primera parte de la oleada de recortes que, según señalan las fuentes del sector consultadas por Vozpópuli, se pondrán en marcha próximamente en otros grupos de medios.