El PSOE ya propuso en 2018 que se bajara el IVA a las peluquerías, del 21% al 10%. No obstante, el pasado jueves la portavoz del Gobierno y ministra socialista de Hacienda, María Jesús Montero, avanzó que el Gobierno vetará la bajada del IVA de los servicios de peluquería, barbería y estética aprobada por el Senado.

En concreto, fue en abril de 2018 - dos meses antes de que prosperara la moción de censura contra Mariano Rajoy- cuando el partido socialista presentó ante la Comisión de Sanidad y Servicios Sociales del Congreso de los Diputados una Proposición no de Ley (PNL) para la bajada del IVA al tipo reducido de las peluquerías.

En aquel momento, la diputada socialista Begoña Tundidor insistió en el que el objetivo de la reclamación era "fomentar la estabilidad laboral y el mantenimiento del empleo" en el sector dedicado a los servicios de peluquería. Cabe recordar que fue en 2012 cuando se llevó a cabo una subida del IVA del 8% al 10% (tipo reducido) y del 18% al 21% (tipo general), al tiempo que se incluyó una reclasificación de los productos y servicios gravados por el impuesto. Entre ellos estaba el sector de la peluquería, que hasta entonces se se gravaban al tipo reducido y pasaron al tipo general, por lo que el IVA sobre este sector subió "de golpe" 13 puntos, del 8% al 21%.

En su discurso, Tundidor recalcó que la subida del impuesto al sector había llevado a que 8.000 peluquerías bajaran la persiana en España solo en el primer semestre de 2013, después de aprobarse la subida. Según los datos que presentó el PSOE hace tres años, la subida del IVA sobre el sector había traído consigo "la pérdida miles de puestos de trabajo, fundamentalmente empleos de mujeres entre 20 y 35 años". "El PP debería mirar por los trabajadores", incidió la diputada, recordando que las más perjudicadas por la medida "son todas mujeres": "Hay que recordar que estamos hablando de un sector muy feminizado, con una amplia presencia de mujeres", dijo entonces.

Un discurso muy diferente al que este jueves mantuvo la ministra Montero, que recalcó que, ante la enmienda introducida por el Pleno del Senado para reducir el IVA del sector al 10%, "el Gobierno ejercerá su derecho a veto" porque la forma de adopción de la medida afecta a la capacidad del Ejecutivo de ejercer sus competencias. Insistió la ministra de Hacienda en que por la forma de introducirse la medida ("in voce") no había capacidad de "analizar qué impacto tiene en las arcas públicas".

Aceptar esta medida, añadió Montero, sentaría un precedente cuando "el Gobierno tiene que garantizar que puede ejercer sus competencias", algo que no es posible si las previsiones de ingresos que maneja se cambian "de hoy para mañana", poniendo "en cuestión toda la política de gastos y de ingresos".

"Su posición es incoherente y absurda"

Jarro de agua fría sobre un sector "muy dañado" por la pandemia y que ha sido uno de los más combativos durante los últimos años. "La posición del Gobierno es incoherente y absurda", asegura Alejandro Fernández, cofundador de Marco Aldany, en conversación con Vozpópuli.

Para el dueño de una de las cadenas de peluquerías más conocidas de España, el IVA reducido debería aplicarse sobre el sector "por ser un sector esencial", tal y como se consideró en los meses de confinamiento. "Con el IVA reducido se genera más recaudación, porque el cierre de peluquerías genera economía sumergida", apunta Fernández, que insiste en que la medida protegería además a un colectivo "femenino, de autónomos y de jóvenes".

Con todo, la Alianza por la bajada del IVA al 10% a la imagen personal, formada por más de una veintena de patronales y asociaciones del sector, envió el viernes una carta al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, asegurando que la crisis del coronavirus ha supuesto el cierre de 18.000 peluquerías (un tercio del total), "lo que ha generado la proliferación de una economía sumergida que ciframos entre el 20% y el 25% de la facturación del sector, con el consiguiente fraude a las arcas del Estado y retrotrayendo al sector a la situación que tenía hace más de 60 años, cuando casi no había salones y los servicios se realizaban en domicilios particulares".

En la misiva, la asociación insiste en que la aprobación del IVA reducido sobre el sector "mejoraría los resultados de nuestros negocios, permitiendo salvar al menos la mitad de ese 40% que manifiestan aún estar en riesgo inminente de cierre".

El próximo miércoles, peluqueros de toda España se concentrarán frente al Congreso de los Diputados en la que será la primera jornada de movilizaciones que pretenden poner en marcha para protestar por el IVA del sector.