La crisis sanitaria del coronavirus ha abierto un nuevo conflicto entre las comunidades y el Gobierno. Las 17 autonomías, más las dos ciudades autónomas (Ceuta y Melilla), y el Ejecutivo han apostado por hacer 'la guerra por su cuenta' para conseguir el material sanitario necesario para afrontar el brote. Una disparidad que irrita a los proveedores chinos de mascarillas, test y productos desinfectantes.

Las empresas chinas han manifestado al Gobierno su disconformidad por las múltiples demandas de productos que les llegan desde España y han reclamado un único canal de comunicación para la gestión de este material, según confirman portavoces de estas empresas a Vozpópuli.

Estos proveedores no entienden que para gestionar el reparto de material en un país se tengan que poner de acuerdo con diferentes administraciones españolas y aseguran que este escenario ralentiza la llegada de material a España. Su sugerencia es que el Gobierno, concretamente el Ministerio de Industria, centralice todas las compras de material sanitario que llega de China.

Según ha podido saber este medio, existe una lista de proveedores de China que está aprobado tanto por el Gobierno como por las comunidades para ejecutar estas compras. "Hemos pedido que, en la medida de lo posible, las compras de material tengan una sola voz para que el servicio sea más eficiente", destacan estas mismas fuentes. 

"Nos estamos buscando la vida"

Las comunidades consultadas por este medio prefieren no realizar ninguna declaración oficial sobre esta disparidad en los pedidos de material sanitario. "Los múltiples errores cometidos por el Gobierno central no generan confianza en el sistema de compras centralizado", apuntan desde una administración gobernada por el Partido Popular. 

Aunque ya es más que público que existe tensión entre las comunidades y el Estado por estas operaciones. Juanma Moreno, presidente de la Junta de Andalucía, aseguró en una reciente entrevista en RNE que "había un principio de acuerdo para las compras centralizadas, pero no ha funcionado, y eso ha hecho que las comunidades autónomas estemos buscándonos la vida”. 

“Visto que no hemos recibido ningún test, que se nos está poniendo impedimentos para recibir material, he pedido el compromiso de que no me paren un avión que va a venir a Madrid con él”, protestó el 22 de marzo la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, en Telemadrid. “¿Puede asegurarme que no bloqueará el pedido con material de la Comunidad de Madrid preparado en Shanghái?", preguntaba en videoconferencia Díaz Ayuso, por entonces, a Pedro Sánchez.  

23 millones de mascarillas

Desde el pasado 10 de marzo, el Gobierno ha repartido entre las comunidades 23 millones de mascarillas. La Comunidad de Madrid es la autonomía que más ha recibido, 6,2 millones, y supone el 27% del total. El siguiente en este listado es Cataluña, con 4,7 millones (el 20%), y Andalucía, con 1,9 millones de mascarillas recibidas y que suponen el 8,5% del total del reparto.

Pero, mientras se producía este reparto centralizado, estos grandes demandantes de productos sanitarios han seguido haciendo sus peticiones de forma independiente. La Comunidad de Madrid ha dotado 52 millones de euros para la adquisición de material sanitario. La Generalitat elevó este presupuesto hasta los 350 millones y Andalucía destinó 100 millones de euros al gasto sanitario. Unas partidas que tienen como principal destinatario a los proveedores de China.