La sostenibilidad es uno de los grandes filones a los que se agarra la economía española para salir de la covid... y los promotores inmobiliarios distan de ser la excepción. Los promotores españolas de vivienda han colocado ya, en lo que va de 2021, alrededor de 1.000 millones de euros en los llamados bonos verdes supeditados a la consecución de objetivos de sostenibilidad y la eficiencia energética, una de las grandes deudas pendientes del parque residencial español.

Las tres mayores emisiones de este tipo de bonos han sido consumadas por tres de los principales promotores del país, Vía Célere (del fondo estadounidense Värde), Neinor Homes (del francés Orion) y Aedas Homes (del americano Castlelake), todas ellas por un monto de alrededor de 300 millones (325 millones en el caso de Aedas).

Según fuentes del mercado, que destacan el peso de la sostenibilidad como tractor del sector inmobiliario tras la covid, los bonos verdes colocados por las promotoras españolas en lo que va de este año representan más del triple de lo que correspondería a las empresas españolas por comparación, en tamaño y mercado, a sus homólogas en el resto de la Unión Europea.

Los promotores encabezan el mercado

De acuerdo a la calificadora de crédito Scope Ratings, los promotores europeos han colocado en 2021 alrededor de 7.000 millones de euros en bonos verdes. Scope destaca, entre las mayores operaciones de este tipo en Europa, la última en España, la de Aedas, que se consumó el pasado mes de mayo.

El monto de los bonos verdes colocados en España equivale al valor de toda una gran promotora. Según fuentes del mercado, alrededor del 15% de los bonos verdes emitidos en todo al país en la primera mitad del año han ido a parar a los promotores de vivienda.

La atracción de los inversores verdes por el ladrillo viene dada por la confluencia del déficit de eficiencia energética en el sector residencial español frente a otros parques inmobiliarios europeos, el peso de la sostenibilidad en los fondos europeos de la reconstrucción y el todavía enorme potencial de mercado, en especial asequible, de la vivienda en España.

Según un informe de las consultoras Atlas y Gesvalt, España solo ha captado, hasta el momento, el 10% de la inversión que se estima necesaria para satisfacer la demanda latente de vivienda asequible.

Se calcula que hacen falta al menos un millón de nuevas unidades residenciales -para compra o alquiler- en aras de llevar a cero el número de familias que viven en condiciones vulnerables

De acuerdo a múltiples fuentes del sector, se calcula que hacen falta al menos un millón de nuevas unidades residenciales -para compra o alquiler- en aras de llevar a cero el número de familias que viven en condiciones vulnerables, esto es, de aquellas que tienen que dedicar más del 40% de sus ingresos a pagar su hogar.

VIVIENDAS
Las viviendas de alquiler asequible que hacen falta en España. Atlas-Gesvalt.

Los tres promotores con bonos verdes en el mercado, Aedas, Neinor y Vía Célere, han comenzado a apostar por la promoción de vivienda nueva para alquiler en línea con las nuevas tendencias del mercado, tradicionalmente de propietarios.

Aedas, en suma, encabeza la apuesta del sector por su industrialización - y, con ello, por una inversión más 'sostenible' y 'eficiente': se ha marcado el objetivo de que una de cada cuatro de sus nuevas viviendas sea parcial o totalmente prefabricada antes de 2025. El dato anterior es especialmente relevante si se tiene en cuenta que la vivienda industrializada representa menos del 1% del mercado de los promotores en España.