Las promotoras cotizadas no pasan por su mejor momento en la Bolsa de Madrid. Sus títulos caen a doble dígito y sus consejeros delegados tienen que hacer todo lo posible para reavivar la acción. El último cartucho que han intentado quemar es el de la promesa de un dividendo para 2020-2021. 

Las tres compañías (Aedas, Metrovacesa y Neinor) llevan en sus folletos la posibilidad de comenzar a remunerar a los accionsitas mediante dividendo para esas fechas, pero en los tres casos siempre lo ponen en condicional.

Lo que llama poderosamente la atención es que tanto el consejero delegado de Neinor como el de Metrovacesa hayan afirmado rotundamente durante una mesa redonda que las compañías van a repartir dividendo y que es una de las prioridades. 

Según el profesor del IEB y experto en el sector inmobiliaro, Alejandro Inurrieta, este comportamiento se puede leer de dos formas: la primera de ellas es que se trate de un plan de comunicación agresivo para revivir la acción y la segunda es que algunas promotoras hayan llegado a cuerdos con inversores institucionales más allá de lo escrito en los folletos. 

Asimismo, el experto ha explicado a Vozpópuli que a día de hoy, y según las cuentas de las compañías, es poco probable que puedan dar dividendo para esas fechas. No obstante, agrega que "si hay intención de darlo, siempre se puede hacer porque la empresa siempre podría endeudarse mucho o hacer una política de compra de autocartera, pero sería engañar al pequeño accionista. 

El analista de XTB Rodrigo Garcia subraya la tesis de que se trate de una política de comunicación agresiva, ya que las empresas tampoco pueden decir lo contrario. "España es un país al que le gusta mucho los dividendos", asegura el experto, que agrega que aún es pronto para analizar la posibilidad.

Por otra parte, fuentes del mercado, también han asegurado que con los números que manejan las promotoras no deberían darlo, teniendo en cuenta que tampoco es que sean empresas que su fuerte sea ese.