El presidente del Banco Sabadell, Josep Oliu, ganó 1,99 millones en 2020 y el consejero delegado, Jaime Guardiola, 1,46 millones, un 20 y un 23 % menos que el año anterior, respectivamente, tras renunciar al cobro de la retribución variables, según la información remitida este martes a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

El presidente de la entidad obtuvo un sueldo de 1,7 millones de euros, al que se suman dietas y otros conceptos, hasta llegar a los 1,99 millones y recibió una aportación a su plan de pensiones de 36.070 euros, con lo que su hucha para la jubilación sumaba 8,72 millones al cierre de 2020.

El consejero delegado, que será sustituido este año por César Gonzalez-Bueno, tuvo un sueldo de 1,35 millones, que se eleva a 1,46 millones con dietas y otros conceptos; por otra parte, contó con un abono de 1,22 millones en su plan de pensiones, con lo que la retribución entre sueldo y pensión alcanzó los 2,68 millones.

A finales de 2020, el "número dos" de la entidad contaba con 25,52 millones para su jubilación, aunque esta cifra aumentará en 1,3 millones en 2021, con lo que la cantidad total cuando abandone el Sabadell ascenderá a 26,8 millones de euros.

González-Bueno, 2 millones al año

El futuro consejero delegado del Sabadell, César González-Bueno, recibirá un salario fijo de 2 millones de euros este año, al que puede sumar un "bonus" de 1,2 millones, que cobraría en parte a largo plazo, si cumple el 100 % de sus objetivos, según la información publicada este martes.

El actual "número dos" del Sabadell, Jaime Guardiola, tenía derecho a recibir la retribución variable en cuanto cumplía el 80 % de sus objetivos, sin embargo, su retribución fija en el último año ascendió a 1,35 millones, un 48 % menos que la aprobada por el Consejo de Administración para su sucesor.

En el caso del presidente del Sabadell, Josep Oliu, el máximo órgano de gestión ha decidido, a propuesta de la comisión de retribuciones, mantener en 2021 el salario fijo en 1,7 millones de euros, a los que el banquero podrá sumar algo más de medio millón de euros en concepto de variable a largo plazo.

Si además cumpliera el 100 % de sus objetivos, Oliu recibiría 1,3 millones de euros adicionales.