Uber y Cabify se enfrentan a dos nuevos competidores en España a golpe de precio. Ambas compañías han disfrutado de un duopolio durante varios años en España, compitiendo con el taxi y otras 'apps' de movilidad donde sólo prestan servicios los vehículos 'blancos', como Free Now. Para solventarlo, se han aliado con este rival, ofreciendo sus servicios dentro de Uber y Cabify.

Sin embargo, varias empresas han entrado recientemente en el negocio de las plataformas para vehículos de transporte con conductor (VTC). Es el caso de Auro, una empresa propietaria de las licencias que hasta ahora daba servicio a Cabify como principal socio pero que ha decidido dar su propio servicio al cliente con una nueva aplicación. 

Esta compañía está liderada por el exjefe del taxi José Antonio Parrondo y participada por algunos inversores de startups como Félix Ruiz (Jobandtalent) o Zaryn Dentzel (Tuenti). Auro cuenta con alrededor de 2.000 licencias en España (de las más de 17.000 que hay en el mercado) para dar este servicio a través de su propia plataforma. 

Además, Bolt, una empresa estonia famosa por los patinetes compartidos y que ya opera en casi medio centenar de países, también anunció hace unos días que desembarcará en Madrid con su propio servicio de VTC y con precios competitivos, rivalizando con Uber y Cabify. 

Descuentos en el precio

Bolt asegura contar con más de 1.000 conductores en la capital (entre taxis y VTCs) y, según dice, cobrará hasta un 50% menos que sus competidores a los conductores que usen la plataforma, mientras que los pasajeros podrán disfrutar de ofertas de lanzamiento con hasta un 70% de descuento en sus primeros cinco viajes.

Aunque Uber y Cabify siguen liderando el mercado, la entrada de nuevos competidores ha tenido un efecto directo en el precio del servicio. Uber ha lanzado descuentos del 50% a algunos clientes para sus próximos tres viajes, mientras que Cabify también lleva meses haciendo promociones recurrentes para competir en precio por los usuarios. 

El director de Crecimiento de Cabify en España, Alberto González, explica que la compañía "está apostando por facilitar el acceso a las diferentes opciones de movilidad con campañas, descuentos o incentivos". En materia de VTC, "el precio cerrado y competitivo es un factor fundamental para la toma de decisión del consumidor, pero existen otras variables que influyen en la fidelización", como "la calidad del servicio o las medidas de seguridad", apunta.

Sin contar los citados descuentos, Auro ofrece el precio base más económico. Haciendo una prueba con las distintas aplicaciones para realizar un mismo trayecto entre dos puntos concretos de Madrid, el precio de la nueva 'app' es dos euros más bajo que el de Uber. No obstante, hay que tener en cuenta que éste depende de la distancia, el tráfico, y de la oferta y la demanda del momento. 

La pandemia también ha rebajado la demanda en este sector, afectando a la facturación de las empresas. De hecho, Cabify ha pedido 26,5 millones de euros del fondo de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) para las licencias VTC que compró a Rosauro Varo, siendo la primera empresa del sector que pide una ayuda directa al Gobierno con este mecanismo.

También integran al taxi

Además, para hacer frente a la demanda y poder competir con el resto de compañías que están emergiendo en el sector, estas plataformas están integrando a los taxistas como conductores. Cerca de dos millones de taxistas ya se han pasado a Uber, pero muchos de ellos van 'de incógnito', tal y como informó este medio.

Por su parte, Cabify fue el primero en integrar al taxi en su plataforma hace ya más de dos años. La última novedad ha sido la incorporación del precio cerrado a estos vehículos en Madrid. Es decir, que el usuario que solicite el servicio de un taxi a través de esta 'app' puede conocer el importe máximo a pagar por su trayecto desde el momento de la contratación.

Durante los meses más duros de la pandemia, fuentes del sector confesaron a Vozpópuli que "los taxis que colaboran con estas 'apps' están ganando más dinero que los que trabajan en radio-emisoras, porque tienen más clientes". En concreto, estaban logrando el 60% de la recaudación precovid, mientras el resto estaba entre el 40% y el 50%.