Después de meses de incertidumbre con la pandemia, los precios del petróleo vuelven a la senda alcista y se sitúan en máximos desde hace un año gracias a los planes de vacunación en todo el mundo que se han planteado para frenar la pandemia. El precio del barril de petróleo Brent para entrega en abril cotiza este lunes en el mercado de futuros de Londres por encima e los 63 dólares, con una subida del 1,53%. Es una cota que no se alcanzaba desde finales de 2019.

El pasado viernes, el Brent, el crudo de referencia de Europa, ya cerró con una fuerte subida del 2,14 %, hasta los 62,43 dólares.

El precio del West Texas Intermediate (WTI), referencia para Estados Unidos, también muestra señales de recuperación y este lunes ha registrado una subida del 1,26 %, hasta 60,22 dólares el barril, impulsado por las tensiones geopolíticas en Oriente Medio y las bajas temperaturas en el sur de Estados Unidos.

El barril ha sobrepasado la barrera psicológica de los 60 dólares y ha alcanzado durante un momento los 60,77 dólares, su máximo desde el 8 de enero del año pasado.

Buenas expectativas para el WTI

El barril de WTI atraviesa una buena racha que los analistas atribuyen al recorte de producción de la alianza OPEP+ en el suministro global y a las expectativas de que pronto se apruebe un nuevo plan de estímulo en Estados Unidos.

Las tensiones geopolíticas han presionado también el precio, ya que en los últimos días los rebeldes chiíes del Yemen han aumentado sus ataques contra Arabia Saudí, mientras la ONU y Estados Unidos buscan un alto el fuego en Yemen tras casi seis años de conflicto.

"Las noticias desencadenaron una subida temprana en los mercados de crudo. Pero la racha ha sido impulsada por crecientes esperanzas de que un estímulo y un alivio de restricciones en Estados Unidos potencien la economía y alimenten la demanda", ha señalado el analista Kazuhiko Sauto, de Fujitomi Co.

No obstante, para los analistas de Rystad Energy "el factor que más afecta hoy a los precios está relacionado con el clima" en Estados Unidos, ya que las temperaturas inusualmente bajas en el estado de Texas están paralizando operaciones en las empresas del sector.