El índice de precios industriales (IPRI) cerró el año con una caída del 1,4%, lo que supone una moderación respecto al descenso del 2,8% interanual registrado en noviembre, debido al encarecimiento de la producción, transporte y distribución de energía eléctrica y del refino de petróleo.

De acuerdo con la estadística publicada este martes por el Instituto Nacional de Estadística (INE), el sector de la energía cerró el año con una caída del 6,3%, más de tres puntos y medio inferior a la del mes anterior, como consecuencia de la subida de los precios de la producción, transporte y distribución de energía eléctrica, y del refino de petróleo.

Los bienes intermedios también influyeron, aunque mucho menos, en la moderación de la caída de los precios industriales, ya que subieron un 1,2%, más de un punto respecto al incremento del mes anterior.

Dentro de este sector destaca el aumento de los precios de la fabricación de productos químicos básicos, compuestos nitrogenados, fertilizantes, plásticos y caucho sintético en formas primarias, frente a la bajada registrada en el mismo mes de 2019.

Sectores que tiraron a la baja los precios industriales

Entre los sectores que tiraron a la baja de los precios industriales está el de bienes de consumo no duradero, que subió un 0,3%, cinco décimas menos que el mes anterior, a causa de la caída de los precios del procesado y conservación de carne y la elaboración de productos cárnicos.

Sin contar con el componente de la energía la inflación industrial cerró el año en el 0,8%, tres décimas más que en noviembre y más de dos puntos por encima del cierre del índice general.