El anuncio de Pablo Casado sobre el cambio de sede del Partido Popular (PP) tiene un profundo trasfondo político, pero también una vertiente económica.

Fuentes del sector de los fondos de inversión inmobiliaria, que prefieren guardar el anonimato, aseguran a Vozpópuli que el edificio de Génova 13 podría valer entre 50 y 60 millones de euros.

Fuentes ligadas directamente al sector de las oficinas también le dan un valor de entre 40 y 50 millones, por las reformas que precisaría para su uso con ese destino (sobre todo en materia de sostenibilidad, ya que su última reforma fue en 2013), si bien no cierran la puerta a que la cifra final sea mayor porque el edificio tiene licencia para uso residencial en Madrid. Entienden, en cualquier caso, que el PP podría obtener un retorno similar a largo plazo si alquila (a ritmo de 3,5 millones de euros anuales de mínima).

"El edificio arrastra el estigma de haber estado en el ojo del huracán de investigaciones contra el partido por financiación irregular"

Desde la consultora de inversiones inmobiliarias Colliers se animan a decir abiertamente que su precio podría oscilar entre los 50 y los 70 millones. "Desde nuestro punto de vista el valor en mercado del inmueble fluctúa dependiendo del uso final del mismo y la inversión necesaria para adecuarlo a éste. Es por ello que nuestras estimaciones en cuanto al valor del mismo en el mercado varían en una horquilla de entre 55-70 millones de euros", afirma Alberto Díaz, Managing Director de Capital Markets de Colliers.

"El edificio hace 6.000m2, por lo que estaría en torno a los 50M€. El edificio necesitaría primero una reforma importante. El alquiler prime en la zona está en torno a los 32-35 €/m2", añaden desde la consultora de inversiones Cushman & Wakefield.

Edificio en ubicación "de lujo"

"Se trata de un edificio construido en 1974 y rehabilitado en 2013, propiedad del Partido Popular con una superficie de 6.800 m2 sobre rasante distribuidos en planta Baja +8 . La planta tipo cuenta con 860 m2. Además, el edificio tiene parking propio. El activo se encuentra en esquina con la C/Zurbano y por tanto la planta goza de dos fachadas de luz natural", explica por su parte Díaz.

"Al ser propiedad del Partido Popular podría plantearse una operación de sale & leaseback (de vender y seguir usando el edificio como inquilino), comprometiéndose a una renta en línea con el mercado (27-29 €/m2/mes para una sede de estas dimensiones) y un plazo contractual de no menos de diez años. Sin embargo, este tipo de operación no tendría sentido teniendo en cuenta que al parecer el Partido Popular quiere "romper" con la ubicación actual trasmitiendo un mensaje de total renovación", añade el hombre de Colliers.

El partido tenía una deuda de 11 millones con Banesto (Santander) por el edificio en 2019

Inmobiliarias especializadas en vivienda como Idealista rebajan el valor base a los 35-37 millones que pagó por él el PP en 2006. El valor de tasación que recoge el partido en sus últimas cuentas presentadas, de 2019, era de 50 millones, con una deuda pendiente de pagar por él a Banesto (actualmente Santander) de 11 millones.

"Es un edificio bueno, en una ubicación 'cojonuda'", coinciden en señalar distintas fuentes de alto nivel en el sector inmobiliario nacional, que señalan igualmente que el valor podría superar la cifra antes referida.

37 millones en 2006

El PP se hizo con el edificio por una cifra de 37 millones a favor de la aseguradora Mapfre en 2006, si bien los populares llevaban utilizándolo en alquiler prácticamente desde 1983, cuando surgía Alianza Popular.

El edificio arrastra el estigma de haber estado en el ojo del huracán de investigaciones contra el partido por financiación irregular: de ser el símbolo de las luces y miserias del centro-derecha de la democracia. La Audiencia Nacional, de hecho, investiga la financiación de la reforma del propio edificio.

El PP cerró el 2019 con más de cinco millones de euros en pérdidas

De acuerdo con las últimas cuentas presentadas por el PP, el partido pasó de registrar más de tres millones de beneficios en 2018 (año en que Mariano Rajoy fue desplazado de la presidencia del Gobierno por la moción de censura) a pérdidas de más de cinco millones de euros en 2019, en línea con su retroceso electoral.

Atendiendo a las mismas cuentas, la formación tenía al cierre de 2019 una deuda de alrededor de 45 millones de euros (21 millones eran a corto).