El lujo también invoca la 'rebus sic estantibus', la cláusula de moda en tiempos de pandemia. El grupo Prada ha demandado a su casero en la tienda que ocupa en la calle Goya de Madrid, y ha contratado para ello al mayor despacho del país, Garrigues.

El bufete invoca en su demanda, de acuerdo a fuentes conocedoras del proceso, la mencionada cláusula para tratar de reclamar una rebaja en el precio del alquiler que paga anualmente Prada por el local -entre 0,6 y un millón de euros-.

Dicha cláusula solo puede ser empleada en circunstancias extraordinarias, que no se hubieran podido prever, como es el caso de los estados de alarma decretados el pasado año por la pandemia. En los últimos meses numerosas empresas la han invocado en procesos judiciales o arbitrales para requerir modificaciones de sus contratos con los arrendadores.

En 2019 Prada prestó 60 millones de euros a su filial española para comprar un local en la calle Serrano de Madrid, la mayor operación inmobiliaria del año en el país

Sidercom, propiedad de la familia Urtasun Martínez-Fresneda, dueña del local ocupado por Prada en la calle Goya, y de otros establecimientos situados en algunas de las zonas más caras de Madrid y San Sebastián, ha contratado por su parte al despacho internacional Bird & Bird, para defenderse de la demanda de la multinacional italiana.

De acuerdo a las fuentes consultadas por este diario, Sidercom ha alcanzado en el último año acuerdos extrajudiciales con la mayoría de sus arrendatarios, pero en el caso de Prada "no han prosperado las negociaciones previas y han optado por demandar".

Prada paga 4,6 millones al año en Madrid a sus caseros

El grupo Prada cuenta con tres tiendas en Madrid que ocupa como alquilado, y otro establecimiento que emplea como domicilio social.

De acuerdo a las últimas cuentas disponibles de Prada Spain, a las que este diario ha accedido a través de Insight View, del año 2019, en total la compañía paga por esos alquileres 4,6 millones anualmente (dos millones por el inmueble que utiliza como domicilio social, 0,63 millones por otro establecimiento y un millón en otros dos; el grupo no precisa en las cuentas a qué local en particular corresponde cada renta).

Prada pagó 4,6 millones por el alquiler de sus locales en Madrid, y 2,8 millones por el alquiler de dos tiendas en Barcelona

Además Prada adquirió en 2019 una gran oficina de Bankia situada en la calle Serrano de la capital española, la mayor operación inmobiliaria de ese año en España atendiendo al precio pagado por metro cuadrado.

De acuerdo a las cuentas de 2019, auditadas por Deloitte, la matriz de la compañía de lujo, Prada Spa, con sede en Milán, prestó 60,3 millones a Prada Spain para llevar a cabo la operación.

La compañía cuenta con otras dos tiendas en Barcelona que ocupa en régimen de alquiler, por los que pagó 1,35 y 1,45 millones de euros en 2019.

El mejor año de Prada Spain, el peor de Sidercom

La filial española de Prada cerró en 2019 uno de los mejores ejercicios de su historia, de acuerdo a las cuentas de la compañía consultadas por este diario. Y Sidercom, la empresa propietaria del local de la calle Goya, uno de los peores.

Las ventas de Prada Spain ascendieron en 2019 a 58 millones de euros, frente a los 50,6 millones registrados un año antes, y logró un beneficio de un millón de euros, más del doble que en 2018.

La compañía explica en las mismas cuentas de ese ejercicio que el aumento de los ingresos fue posible "gracias al buen desempeño llevado a cabo, tanto por el canal de ventas minoristas como la parte del negocio Outlet durante el segundo semestre del ejercicio, donde se registraron incrementos de las ventas del 19% y del 11% respectivamente".

Las ventas de Prada Spain a turistas procedentes de Corea del Sur se dispararon un 60% en 2019

Las ventas de Prada Spain a turistas procedentes de América aumentaron un 42% en 2019, y a turistas de Corea del Sur se dispararon un 60%, lo que compensó "con creces la reducción de clientes procedentes de China".

Para la familia Urtasun Martínez-Fresneda, conocidos como los 'jefes de Jorge Juan', o 'los caseros de la Milla de Oro', por ser propietarios de numerosos locales e inmuebles en las zonas donde están presentes las grandes marcas de lujo y restaurantes exclusivos, el ejercicio 2019 no fue un buen año.

Los Urtasun Martínez-Fresneda vendieron en 2019 dos locales en Lagasca y compraron otro en Jorge Juan (Madrid)

Su compañía Sidercom perdió ese ejercicio 14,3 millones de euros, frente a un beneficio de 0,8 millones en 2018. La sociedad deterioró en junio de 2019 una cartera de acciones de compañías españolas cotizadas por importe de 14,9 millones de euros.

Sidercom cerró 2019 con una deuda con empresas del grupo de 166 millones de euros. La compañía adquirió ese año una vivienda en Guipúzcoa y un local en la calle Jorge Juan de Madrid, y vendió dos establecimientos en la calle Lagasca de Madrid ganando tres millones de euros.