El Partido Popular formuló hace unos días a la Mesa del Senado la siguiente pregunta: ¿El Gobierno ha creado o tiene algún estudio independiente sobre si existen efectos perjudiciales sobre las personas y animales por la implantación tecnológica del 5GUna cuestión calcada a la que en su día planteó Vox a la Mesa del Congreso, y que Vozpópuli publicó el pasado 8 de enero. La formación liderada por Santiago Abascal reclamó también al Gobierno pruebas de que el 5G no afecta de forma negativa a la salud.

Este diario contactó con el Partido Popular para conocer más acerca de la cuestión. La formación aseguró que la pregunta había sido retirada. La justificación es que su redacción llevaba a "equívoco o confusión", según palabras de Javier Puente, senador por Cantabria y portavoz de Transformación Digital de la formación. Puente fue ponente de la Ley General de Telecomunicaciones aprobada en el 2014, donde ya se debatió este tema, y sobre el cual, asegura, "no ha cambiado la opinión de los populares".

Por tanto, Puente es el experto del PP en el Senado para este tipo de cuestiones. Sin embargo, no aparece en ningún caso como firmante de la pregunta, pese a que como decimos sería la persona más indicada para rubricarla, por el conocimiento técnico que se le presupone tanto en tecnología 5G como en cuestiones relativas al espectro radioeléctrico.

La comunidad científica no ha podido demostrar efectos adversos en la salud tras 30 años de utilización de tecnologías radioeléctricas como el 3G o el 4G

El texto de la pregunta, al que ha tenido acceso Vozpópuli, está firmado por los senadores del partido Popular Borja Pérez (senador electo por La Palma), Asier Antona (senador designado por el Parlamento de Canarias), Antonio Alarcó (senador electo por Tenerife) y Sergio Ramos (senador electo por Gran Canaria).

Estamos a favor del avance hacia una economía digital y del despliegue de redes de telecomunicaciones. Debemos sentirnos orgullosos como país por ser el que más kilómetros de fibra óptica desplegada tiene en la Unión Europea. Cierto es que queda por mejorar, pero estamos en el buen camino. No podemos perder la ocasión de aprovechar las oportunidad de empleo derivadas de la revolución digital, y debemos ser capaces de afrontar el reto que suponen las redes ultrarrápidas como el 5G, facilitando su despliegue y que los ciudadanos puedan disfrutar de los beneficios de las nuevas tecnologías", ha manifestado Puente.

5G y los conspiranoicos

La Organización Mundial de la Salud descarta posibles efectos nocivos del 5G en humanos. En España, el Comité Científico Asesor en Radiofrecuencias y Salud (CCARS) ha elaborado un documento cuyas conclusiones revelan que esta tecnología no incrementa los riesgos para la salud.

Sin embargo, grupos de negacionistas y seguidores de las teorías de la conspiración aseguran en redes sociales y aplicaciones de mensajería instantánea -como WhatsApp o Telegram- que el 5G favorece la expansión de la covid-19. Son aseveraciones negadas en reiteradas ocasiones por los principales organismos que representan a la comunidad científica.

Estos grupos también manifiestan que el uso de tecnologías de radiofrecuencia como el 3G y el 4G están detrás de diferentes enfermedades y tipos de cáncer, afirmaciones no demostradas por la ciencia tras 30 años de uso de estos sistemas de transmisión.