El Gobierno portugués anunció este viernes que la troika ha dado su visto bueno a los esfuerzos acometidos por Lisboa para cumplir con el programa de ajustes acordado hace tres años, después de concluir la décimo segunda y última evaluación al país, según recoge Efe. 

"La décimo segunda evaluación está concluida y se ha superado", anunció en rueda de prensa el viceprimer ministro del Ejecutivo luso, Paulo Portas.

El resultado positivo de esta inspección permite a Portugal enfilar ya la recta final de su rescate financiero, que cerrará oficialmente el próximo 17, en un ambiente de aparente confianza y tranquilidad en los mercados extensivo a toda Europa.

A pesar de advertir al país que debe proseguir con la aplicación de algunas reformas todavía inacabadas, la troika -Comisión Europea, Banco Central Europeo y Fondo Monetario Internacional- aprobó el trabajo del Ejecutivo luso.