El presidente de Plus Ultra, Fernando García Manso, afirma que la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), dependiente del Ministerio de Hacienda, conocía el historial de quiebras de los directivos de la aerolínea antes de rescatarla con 53 millones de euros. Esta ayuda pública ha causado polémica no solo por su escasa aportación al tráfico aéreo español, sino también por quién pilota la empresa.

En una entrevista que Vozpópuli publicará este martes íntegramente, ha consultado al máximo representante de la aerolínea si la SEPI preguntó a Plus Ultra por el historial de algunos de sus directivos, involucrados en las quiebras de al menos tres aerolíneas (Air Asturias, Air Madrid y Santa Bárbara Airlines); a lo que ha respondido de manera afirmativa.

"Sí, le puedo confirmar que la SEPI nos solicitó información sobre determinados procedimientos y su posible afectación a la compañía y, como no podía ser de otro modo, informamos de que no existía ninguna responsabilidad ni culpabilidad impuestas ni a Plus Ultra Líneas Aéreas ni a sus directivos. Esto no es una opinión, en un hecho", ha respondido el presidente.

García Manso defiende que "en ninguno de esos procedimientos ha habido ninguna declaración de responsabilidad personal ni culpabilidad de los directivos y que todas las personas que dirigen y trabajan en la compañía atesoran una larga trayectoria profesional; han formado parte de diferentes proyectos en un sector tan enormemente complejo como el aeronáutico, con éxitos y fracasos; y han aprendido y mejorado gracias a ellos".

El fundador y actual vicepresidente de Plus Ultra, Julio Martínez Sola, fue adjunto a la presidencia y primer ejecutivo de Air Madrid, una aerolínea que se declaró en concurso de acreedores en 2006

Sin embargo, este periódico ha desvelado que el fundador y actual vicepresidente de Plus Ultra, Julio Martínez Sola, fue adjunto a la presidencia y primer ejecutivo de Air Madrid, una aerolínea que se declaró en concurso necesario de acreedores en 2006, tres años después de iniciar sus operaciones. De hecho, el caso llegó a la Audiencia Nacional por un presunto delito de estafa, ya que la empresa habría vendido billetes de viaje a pesar de que su situación bordeaba el cierre, y Martínez Sola declaró como imputado, aunque finalmente el entonces juez de la Audiencia Nacional Fernando Grande Marlaska archivó la causa.

Otro de los fundadores de Plus Ultra, Fernando González Enfedaque, también fue presidente de Air Madrid hasta que esta fue adquirida por el empresario hotelero José Luis Carrillo. Además, este directivo fue condenado en febrero de 2020 por otra causa en la que se le acusaba de delitos fiscales.

Otras dos quiebras más

Air Asturias, otra aerolínea española que quebró en 2007 (apenas un año después de nacer) también tiene nexos con Plus Ultra. Este periódico ha desvelado que el que fuera máximo responsable de esta empresa, Antonio Vicente Grueso, también ha sido el actual supervisor general de Plus Ultra.

Vicente Grueso comenzó a actuar como director general de Air Asturias a mediados de 2006, en el ecuador de la corta trayectoria de la aerolínea, hasta su desaparición en 2007. Una historia que guarda paralelismos con la de Air Madrid, el embrión de Plus Ultra. Este medio ha podido confirmar que Air Asturias y Air Madrid compartían, de hecho, accionistas mayoritarios.

Desde Plus Ultra aseguran que "Antonio Vicente (Air Asturias), no tiene ninguna vinculación con Plus Ultra desde hace varios años", aunque en su perfil de Linkedin figuraba como el actual supervisor general de la aerolínea. De hecho, tras la publicación de la noticia en Vozpópuli, este directivo ha eliminado de su perfil la información sobre su trabajo en esta empresa.

Plus Ultra- Air Asturias
Imagen de un avión de Air Asturias, un antecedente de Plus Ultra. Efe

Finalmente, el máximo responsable de las finanzas de Plus Ultra, Alejandro Delgado, presidió Santa Bárbara Airlines (SBA), una aerolínea venezolana que quebró en 2018 por problemas de solvencia. El directivo venezolano saltó del 'barco' a finales de 2017, cuando ya existían rumores de quiebra y apenas seis meses antes de la disolución definitiva de SBA, tal y como desveló Vozpópuli.

Delgado tomó los mandos de la aerolínea venezolana en 2015, tres años antes de que quebrara tras 22 años de vida. Actualmente es el director financiero de Plus Ultra desde enero de 2021, hace apenas tres meses. No obstante, aterrizó en la aerolínea como gerente general adjunto en noviembre de 2017, cuando abandonó SBA y coincidiendo con la entrada del capital venezolano en la empresa española.

Además, no es el único alto directivo de Plus Ultra con pasado en la extinta SBA. El gerente de Planificación Estratégica y Presupuesto, Daniel Lapera, fue director de finanzas de la antigua aerolínea venezolana. El responsable de Compras de Plus Ultra, Rafael Betancourt, también era director de catering en SBA.

Dos fundadores de Plus Ultra, condenados

Finalmente, dos de los fundadores de Plus Ultra han sido condenados por la Justicia española. Por un lado, Fernando González Enfedaque fue condenado en 2020 a 11 meses y 29 días de prisión y a una multa de 1,5 millones de euros por delitos fiscales. Este periódico también desveló que Plus Ultra cesó a Enfedaque a principios de este añoun año después de que el directivo fuese condenado y un par de meses antes de que la empresa fuese rescatada con dinero público.

Asimismo, Juan Ignacio Unsain, uno de los miembros del equipo fundador de Plus Ultra en 2011, fue condenado en 2019 a dos años de cárcel por delitos de "fraude continuado contra la Administración Pública" en el mayor caso de corrupción urbanística de Aragón, el denominado "caso La Muela", desarrollado entre 1987 y 2011.

Respecto a las personas con causas judiciales (...) debo indicarle que, como es público y sabido, estas causas son por motivos y actividades totalmente ajenas a la aerolínea"

Unsain actuó como "representante" de Plus Ultra desde su fundación en octubre de 2011 hasta julio de 2013, años después de que arrancara la investigación del caso en 2009. En esa fecha abandonó el consejo de administración de la compañía, según ha podido comprobar este periódico en el Registro Mercantil. Fuentes cercanas aseguran que su paso por la aerolínea fue en calidad de "empresario/inversor".

"Respecto a las personas con causas judiciales que usted menciona debo indicarle que, como es público y sabido, estas causas son por motivos y actividades totalmente ajenas a la aerolínea. Por tanto, y en la medida en que no son ni administradores ni directivos de la aerolínea, nada debo opinar al respecto", contesta García Manso, a la pregunta formulada por este periódico.