El gigante mundial de la auditoría PriceWaterHouseCoopers (PwC) ha vuelto a aclarar su papel en el polémico rescate del Gobierno a Plus Ultra. Y lo ha hecho tras las declaraciones del presidente de la aerolínea, Fernando García Manso, en una entrevista con Vozpópuli.

"La petición de la aerolínea contó con la consultora PricewaterhouseCoopers (PwC) para elaborar el 'corporate review', en el que se recogía la información requerida por la SEPI para acceder a las ayudas", esgrimió Manso es esa una entrevista. El ejecutivo se refería al procedimiento que derivó en el rescate de Plus Ultra, el segundo (y hasta ahora, último) de una aerolínea (la primera fue Air Europa). "En ese documento PwC validó que la compañía no estaba en situación de crisis el 31 de diciembre de 2019 según el reglamento de la Unión Europea, así como la justificación del elevado impacto negativo sobre la actividad económica o el empleo a nivel nacional o regional que tendría el cierre de Plus Ultra Líneas Aéreas, entre otros análisis".

Es de recordar, en este sentido, que el hecho de no haber estado en situación de crisis a fecha de diciembre de 2019 es uno de los requisitos fundamentales para acceder al fondo de apoyo a empresas estratégicas de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI).

El presidente de Plus Ultra, Fernando García Manso

La aerolínea venía de no haber registrado beneficios en ningún ejercicio desde su fundación en 2011, representar el 0,03% del tráfico aéreo en España y haber sorteado la disolución antes de la crisis del coronavirus. Lo hizo gracias a un préstamo participativo de una casa de valores panameña ligada al magnate venezolano en la órbita de Delcy Rodríguez, Camilo Ibrahim Issa.

A preguntas de este periódico, fuentes cercanas a PwC han querido matizar que la auditora no valoró ni comprobó si la información en virtud de la cual rubricó que la aerolínea no estaba en crisis era cierta o no. "En ese documento PwC expresó que, conforme a la información facilitada por la compañía -información que se advertía que no se valoraba ni comprobaba puesto que no era el objeto del trabajo de corporate review-  ésta no estaba en situación de crisis el 31 de diciembre de 2019, según el reglamento de la Unión Europea", señalan esas fuentes. "Y se reflejaba también el impacto negativo sobre la actividad económica o el empleo a nivel nacional o regional que tendría el cierre de Plus Ultra Líneas Aéreas, entre otros análisis", añaden.

Como ya informó este medio, la SEPI acabó concediendo una ayuda de 53 millones tras un informe similar, pero en lo legal, de Deloitte; y el respaldo firme, en lo financiero, de la consultora DC Advisory. Esta última está presidida por León Benelbas, representante de la Comunidad Judía en la Fundación Progreso y Convivencia desde su creación en 2004 por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, ente que ha recibido cinco millones de euros en subvenciones.

Segunda matización al presidente de Plus Ultra

La que encabeza este artículo es la segunda matización que se hace desde fuentes cercanas a PwC en España al presidente de Plus Ultra tras preguntas de este periódico.

El propio García-Manso concedió recientemente una entrevista a El Mundo en la que, ante la pregunta sobre con qué asesor habían contado para obtener el rescate, respondía: "Hemos contado con la consultora PwC como asesor para la elaboración del Plan que hemos presentado al organismo, y he de remarcar que ha trabajado con gran profesionalidad". "Ni se ha hecho el plan ni se ha asesorado a la compañía ante la SEPI", quisieron aclarar a este medio, en su día, las mencionadas fuentes. 

"Ni se ha hecho el plan (del rescate) ni se ha asesorado a la compañía (Plus Ultra) ante la Sepi", remarcan fuentes cercanas a PwC

"Lo que se ha hecho (...) consiste en cotejar, conforme a la información facilitada por la propia compañía,  si cumple con las condiciones de elegibilidad de las empresas beneficiarias de las ayudas de la SEPI, según los criterios establecidos en el BOE (por ejemplo, que la empresa esté domiciliada en España, que no estuviera constituida como empresa en crisis a 31 de diciembre de 2019 en los términos establecidos por el reglamento de la Comisión Europea, que la empresa cuente con un plan de viabilidad, etcétera.)", señalaron estas fuentes. "Este tipo de trabajos se hacen con la información facilitada por la propia empresa y siempre se deja claro que, en ningún caso, se entra a valorar o comprobar la información facilitada"

Este periódico ha solicitado tanto a Plus Ultra como a la SEPI acceder al plan de viabilidad presentado por la aerolínea para justificar la entrega de esos 53 millones de euros y la documentación que ha respaldado el rescate, pero no le han sido facilitados.