KPMG ha sido la elegida por el Ministerio de Industria para encontrar compradores para las plantas de Nissan en Cataluña. La búsqueda de este asesor que arrancó en noviembre la Escuela de Organización Industrial (EOI), una institución vinculada al organismo que lidera Reyes Maroto, ha concluido la semana pasada.

La consultora será el asesor externo del Gobierno y la Generalitat para encontrar una solución al cierre de estas plantas y el despido de más de 2.500 trabajadores, más otros 3.000 de empleo indirecto. KPMG ingresará por esta tarea 181.000 euros, IVA incluido, y tendrá de plazo hasta el próximo mes de noviembre para lograr este mandato. Los otros dos candidatos que han optado a este concurso público han sido la consultora catalana YG Companies Consultores y la firma de consultoría Peninsula Corporate Innovation

Según ha podido saber Vozpópuli, esta elección se comunicará este mismo lunes en la reunión del plan de reindustrialización de los centros de trabajo de Zona Franca, Montcada i Reixac, Sant Andreu de la Barca y el centro de distribución de vehículos que Nissan tiene en el Puerto de Barcelona (NDS, en sus siglas en inglés). 

El grupo de trabajo lo forman el Ministerio de Industria, la Generalitat de Cataluña, la representación legal de los trabajadores afectados de los centros de trabajo y la propia empresa. Esa mesa de seguimiento se creó en septiembre de 2020. Su segunda reunión se iba a producir el pasado 14 de enero pero, como apuntan fuentes sindicales a este medio, no se celebró por problemas de agenda del Ministerio. 

Las reuniones pretenden poner en marcha el plan de reindustrialización para atraer alternativas que mantengan la actividad en las plantas. Esto implica analizar, evaluar y valorar las soluciones que se presenten para mantener en marcha las plantas y los puestos de trabajo. Para ello, la tarea de KPMG será fundamental. 

Cinco objetivos

El Ministerio de Industria, a través de EOI, pone a la consultora cinco objetivos. El primero de ellos es el "desarrollo del cuaderno de venta de las plantas". El segundo es la "prospección de inversores y proyectos viables de compra" y, el tercero, el "análisis de cada una de las empresas interesadas en el plan de reindustrialización y de la viabilidad de los posibles proyectos que se presenten". 

Estos proyectos tiene que asegurar la actividad de producción en los centros de Zona Franca, Montcada i Rexach, Sant Andreu de la Barca y NDS. KPMG deberá conseguir candidatos que pongan encima de la mesa inversiones que den solución a las empresas que sufran un impacto indirecto tras el cierre de las plantas de Nissan. 

La cuarta tarea de la consultora será "priorizar aquellos proyecto con mayor viabilidad a largo plazo, relacionados con procesos industriales, en especial en el sector de la automoción". Este objetivo tiene como principal foco integrar en los nuevos proyectos a los trabajadores afectados por el cierre de las plantas de Nissan. 

Por último, la adjudicataria debe coordinar las reuniones de negociación con todas las partes con el fin de conseguir la firma de los acuerdos entre las empresas inversoras seleccionadas y Nissan.