En plena escalada de la necesidad de producir en España vehículos eléctricos, sorprende que una de las plantas pioneras en la fabricación de este tipo de modelos, Nissan Barcelona, vaya a cerrar sus puertas en menos de seis meses. Una planta emblemática que se adelantó al futuro con el inicio de la producción nada menos que en 2014 de la e-NV200, un modelo del que llegó a producir hace apenas dos años, en 2019, más de 13.000 unidades. Un lanzamiento que convirtió a la planta de Zona Franca en un referente en una de las tecnologías llamadas a marcar el futuro del sector como ahora se ha demostrado.

Ahora, cuando quedan menos de seis meses para que la multinacional japonesa eche el cierre en sus plantas de Barcelona, el futuro de la misma y sus trabajadores sigue sin aclararse a pesar de las muchas propuestas que han llegado para dar continuidad sobre todo al empleo. Pero el secretario general de Industria y Pyme del Ministerio de Industria, Raúl Blanco, sigue convencido de que las administraciones públicas lograrán la reindustrialización de la planta de Nissan.

La versión eléctrica de la NV200 comenzó a fabricarse en 2014 en la planta de Zona Franca

Así lo ha asegurado en un debate sobre los fondos europeos organizado por la Comisión de Economía Catalana del Col·legi d'Economistes de Catalunya junto al coordinador del comité asesor Catalunya-Next Generation EU, Miquel Puig. Según Blanco, el Gobierno y el resto de administraciones implicadas en este proyecto están trabajando de forma conjunta para darle continuidad a la planta catalana. "No está siendo fácil, pero hay proyectos, y estamos convencidos de que reindustrializaremos una zona tan emblemática como la Zona Franca y las plantas complementarias".

Respecto a la cuestión de si se podrán usar los fondos europeos para respaldar la reindustrialización, Blanco ha garantizado el "máximo apoyo" de las administraciones, tanto del Gobierno como de la Generalitat, "a los proyectos que se sitúen allí, tanto en el marco de esta línea como de otras". Unas ayudas por tanto que podrían ser definitivas de cara a las posibles empresas que puedan llegar a establecerse.

Nuevas propuestas

La Comisión de Reindustrialización de Nissan ha pedido a potenciales inversores la presentación de ofertas y ha recibido nuevas propuestas de compañías –fabricantes asiáticos de vehículos– interesadas en poner en marcha nuevos proyectos. La Comisión –formada por la compañía, las administraciones y los sindicatos, con la asistencia técnica de KPMG– han acordado en el marco de su última reunión solicitar a las empresas que se encuentran en una posición más sólida para continuar en el proceso la presentación de ofertas vinculantes.

Una de estas sociedades reúne una serie de proyectos enfocados en la creación de un centro internacional ("hub") de electromovilidad, mientras que otras tres firmas plantean sendas propuestas dirigidas a la fabricación de vehículos de movilidad sostenible. En la reunión, una de estas últimas tres empresas ha confirmado su incorporación al mencionado "hub", por lo que finalmente los miembros de la comisión han solicitado la presentación de ofertas a tres compañías (la líder del "hub" y los dos fabricantes).

Además, los miembros de la mesa han ratificado la llegada de nuevas muestras de interés por parte de dos compañías –ambas fabricantes asiáticas de vehículos– dispuestas a participar en el proceso de reindustrialización de las plantas de Nissan en Barcelona.

Tanto las tres empresas anteriormente mencionadas como los dos nuevos potenciales inversores tendrán hasta septiembre para presentar sus ofertas y, durante este periodo, tendrán acceso a la información del proceso de reindustrialización para asegurar el cumplimiento de los requisitos que debe contener la oferta vinculante.

Una vez recibidas las ofertas, y tras su exposición oficial por parte de las compañías a mediados de septiembre a los miembros de la comisión, estos últimos seleccionarán a la empresa o empresas que entrarán en la negociación del contrato final con todos los integrantes de la mesa, fase que comenzará a partir del 1 de octubre.

Una de las últimas propuestas ha llegado por parte del grupo belga Punch que ha anunciado que pujará por las plantas catalanas de Nissan y plantea invertir 650 millones de euros en nuevas instalaciones, productos y tecnologías de hidrógeno, además de garantizar 1.000 empleos hasta finales de 2023 y unos 2.000 a finales de 2025.