Los ministros de Economía y Finanzas de la Unión Europea (Ecofin) han dado este martes luz verde al plan de reformas e inversiones presentado por el Gobierno de Pedro Sánchez para acceder al fondo anticrisis de la UE, lo que en la práctica supone desbloquear el pago de los primeros 9.000 millones de euros, que deberían llegar este mismo julio en forma de anticipo.

La propuesta española ya tenía el aval de la Comisión Europea y ha recibido el visto bueno de los ministros junto a otros once planes nacionales, incluidos los de Francia, Italia y Alemania, que también han pasado el primer examen de Bruselas.

No se ha dado un debate complicado este martes porque los planes sobre la mesa han sido ya discutidos y analizados a nivel técnico por los Veintisiete en las últimas semanas y, en el caso de España, el plan ha pasado el trámite sin modificación alguna, según han indicado varias fuentes.

Con todo, alguna delegación hubiera querido ver "más definición" en algunas de las reformas presentadas por España, como la reforma laboral o la de las pensiones, o que hubiera una discusión más específica sobre ello, explicaron fuentes diplomáticas, que sin embargo señalan que no hay obstáculos a la aprobación del plan.

En los debates preparatorios, España también ha tenido que explicar a sus socios por qué decidió concentrar gran parte de las inversiones y reformas en los primeros años del plan y no espaciarlas más en el calendario. El Gobierno defiende que el fondo es un instrumento sobre todo para resistir el "primer golpe" de la pandemia y por tanto debía ser desplegado "cuanto antes".

Después de que empiece a fluir el anticipo será el momento de que España solicite formalmente el siguiente desembolso, de unos 10.000 millones de euros.

Una vez recibido el apoyo del Ecofin aún quedará un último paso formal, la firma del acuerdo financiero entre Madrid y Bruselas, para que el anticipo de 9.000 millones de euros sea desbloqueado.

El Ejecutivo comunitario da por hecho que esto ocurrirá antes de que acabe julio, si bien fuentes del Gobierno apuntan que la tramitación y verificación puede llevar varias semanas por lo que no descartan que pudiera irse hasta agosto.

19.000 millones para España

Después de que empiece a fluir el anticipo será el momento de que España solicite formalmente el siguiente desembolso, de unos 10.000 millones de euros, que previsiblemente llegará antes de que acabe el año porque el Gobierno tampoco espera una tramitación "conflictiva" del mismo, al basarse en objetivos fijados hasta julio de este año y, por tanto, ya vistos con la Comisión.

A España le corresponden unos 140.000 millones de euros del fondo de recuperación de 800.000 millones con el que la UE quiere sacar a las economías europeas de la crisis provocada por la pandemia y al mismo tiempo acelerar las transiciones verde y digital.

El plan español recibirá 19.000 millones del fondo de recuperación y tendrá que ir desbloqueando nuevos tramos cada seis meses a medida que el Gobierno cumpla con una serie de objetivos e hitos pactados con la Comisión Europea.

Por el momento, el Gobierno solo ha solicitado los 69.500 millones que llegarán en forma de transferencias y ha dejado para más adelante la parte de préstamos a devolver.

El plan español recibirá 19.000 millones de euros del fondo de recuperación en 2021 y tendrá que ir desbloqueando nuevos tramos cada seis meses a medida que el Gobierno cumpla con una serie de objetivos e hitos pactados con la Comisión Europea. La cifra es inferior a los 27.000 millones que se habían incluido como estimación en los Presupuestos Generales para este año.