Las personas ya confían más en la Inteligencia Artificial que en sí mismas a la hora de gestionar sus financas, según un estudio de Oracle y la experta en finanzas personales Farnoosh Torabi.

El informe, realizado a partir de las respuestas de más de 9.000 consumidores y directivos de diferentes países, revela que la pandemia de la covid-19 ha incrementado la ansiedad en cuanto a las finanzas, la tristeza y el miedo entre la población mundial.

El informe pone de relieve as personas confían más en la tecnología que en los humanos a la hora de administrar sus finanzas. La incertidumbre financiera generada por la covid-19 ha cambiado en quién y en qué confiamos para gestionar nuestras finanzas. A la hora de encontrar ayuda para moverse mejor en la complejidad financiera reinante, los consumidores y los directivos están confiando cada vez más en la tecnología, incluso más que en otras personas.

Así, el 67% de los consumidores y directivos confía más en la Inteligencia Artificial que en
un ser humano para gestionar sus finanzas. El 73% de los directivos confía más en la IA que en sí mismo para administrar su dinero, mientras el 77% se fía más de chatbots o de asistentes digitales que de sus propios equipos financieros.

Casi 9 de cada 10 directivos (89%) cree que la AI puede mejorar su trabajo detectando fraudes (34%), generando facturas (25%) y realizando análisis de coste /beneficio (23%). El 53% de los consumidores confía en la tecnología más que en sí mismo para administrar sus finanzas; el 63% confía más en la IA que en cualquier asesor financiero personal.

Por otra parte, el 66% de los consumidores cree que la tecnología pueden contribuir a: detectar posibles fraudes (33%), reducir sus gastos (22%) y realizar inversiones en el mercado de valores (15%).

El 56% de los directivos cree que la tecnología reemplazará a los profesionales de las finanzas corporativas en los próximos cinco años. El 85% de los directivos querrían ayuda de chatbots o asistentes digitales en las tareas financieras, incluidas aprobaciones (43%), elaboración de presupuestos y previsión
(39%), informes (38%) y cumplimiento y gestión de riesgos (38%). Además, los directivos quieren que los profesionales de las finanzas corporativas se centren en comunicarse con los clientes (40%), negociar descuentos (37%) y aprobar transacciones (31%).

El 42% de los consumidores cree que la IA reemplazará a los asesores financieros personales en los próximos cinco años. El 76% de los consumidores quiere que la tecnología les ayude a gestionar sus finanzas, liberando su tiempo (33%), reduciendo gastos innecesarios (31%) y asegurando los pagos dentro de plazo (31%). Los consumidores también quieren que los asesores financieros personales les ofrezcan orientación sobre decisiones de compra relevantes, como adquirir una casa (45%), un automóvil (41%) o planificar su jubilación (38%).

La crisis sanitaria de 2020 ha transformado el modo en que los consumidores conciben el dinero y las finanzas, y ha aumentado la necesidad de que las organizaciones reconsideren cómo utilizan la IA y otras nuevas tecnologías para gestionar los procesos financieros. El 60% de los consumidores dice que la pandemia ha cambiado la forma en que compran bienes y servicios. El 72% de los consumidores dice que lo ocurrido en 2020 ha cambiado su sentimiento respecto de la gestión del dinero en efectivo, con personas que se muestran ansiosas (26%), temerosas (23%) y “sucias” (19%). Más de una cuarta parte (29%) de los consumidores dice ahora que la opción “solo en efectivo” es un factor que condiciona sus decisiones de compra.