El sector de los perfumes no recuperará en 2021 todo lo perdido este año. Así se desprende de los datos que maneja la consultora Nielsen, a los que ha tenido acceso Vozpópuli, que prevén no obstante un crecimiento del 8,6% de la perfumería e higiene en el gran consumo (alimentación, bebidas, droguería y perfumería en supermercados e hipermercados) el año que viene.

Un aumento que no será suficiente para paliar los daños de la crisis del coronavirus en el sector, muy afectado por los nuevos hábitos a raíz de las restricciones impuestas para evitar los contagios en la pandemia. En este sentido, con un ocio mermado, la compra de productos de perfumería e higiene ha caído con fuerza, sobre todo en cadenas especializadas como Douglas, Primor o Druni.

Según los datos de Nielsen, la caída de ventas en estas cadenas han registrado un descenso del 23% respecto al mismo periodo de 2019; una reducción que llega hasta el 11% si atendemos a los datos del sector sumando lo que se vende en supermercados e hipermercados.

Con el escenario que maneja la consultora de mercado, en base a un supuesto control de la pandemia en el próximo verano, los próximos 6-7 meses serán similares al actual, hábitos incluidos. Así, y aunque en 2021 la perfumería va a crecer muy por encima del conjunto del gran consumo (con una previsión de crecimiento del 0,6%), no será suficiente para recuperar lo que viene perdiendo desde que comenzó la pandemia.

Del teletrabajo al ocio mermado

La directora general de Nielsen para España y Portugal, Patricia Daimiel, apunta en conversación con este periódico a dos aspectos clave para explicar estos datos. "Hacemos la compra completa, comprando más en cada visita, y acudimos menos a diferentes tiendas", explica Daimiel, que apunta a que, con esta tesitura, las perfumerías son uno de los establecimientos más perjudicados.

No obstante, el segundo gran aspecto que más influye, a juicio de la experta, es el teletrabajo y su mantenimiento en el tiempo. "Nos arreglamos menos, y en muchas empresas el teletrabajo ha venido para quedarse", comenta la directora general de Nielsen, que apunta a que las compañías de perfumería e higiene tendrán que estudiar cómo redirigir su negocio para mantenerse ante la caída del uso, por ejemplo, del maquillaje. 

Con todo, insisten desde Nielsen, de cumplirse la hipótesis de control de la pandemia a mitad de 2021 son precisamente las categorías más afectadas durante este año las que tendrían un crecimiento mayor; esto no atañe solo a la perfumería, sino a sectores como el de las bebidas, que con el cierre de los bares ha visto caer su facturación más de un 40% respecto al año anterior.

Los próximos meses, por tanto, serán determinantes para el sector de los perfumes, que mira hacia el próximo verano como el momento en el que recuperar a sus clientes.