Se llama Parler y fue creada en agosto de 2018. Esta red social de microblogging es un calco de Twitter. En su diseño prevalece el color rojo y los temas de actualidad también se identifican mediante hashtags, además de permitir el envío de mensajes directos, si bien en este caso el tamaño de los posts puede ser mucho mayor, de hasta 1.000 caracteres -permite adjuntar archivos multimedia-.

Desde que Twitter cerró definitivamente el perfil de Donald Trump con el asalto al Capitolio como telón de fondo, este espacio virtual se ha convertido en el 'refugio' de los acólitos del 45 presidente de los Estados Unidos.

Su nombre es un guiño a la palabra 'hablar' en idioma francés -Parler-. Se autoproclama como un espacio gobernado por la libertad de expresión; una alternativa imparcial a otras redes sociales como Twitter o Facebook. A pesar de ello, son muchos los periodistas y expertos en redes sociales que han calificado de restrictivas sus condiciones de uso.

"Nuestra misión es crear una plataforma social en el espíritu de la Primera Enmienda de la Constitución de los Estados Unidos. Nuestro objetivo es reducir al mínimo el borrado de contenidos y perfiles. En ningún caso Parler decide qué contenido se elimina o filtra, o qué cuentas se eliminarán por las opiniones o contenidos publicados. Preferimos que sea el propio usuario el que decida qué leer y qué no", explica Parler en sus condiciones de uso. La red social permite el bloqueo de perfiles -posibilidad que también ofrece Twitter- por parte del usuario.

Parler

Amazon, Apple y Google, contra la aplicación de Parler

En julio de este verano Parler contaba con 2,8 millones de usuarios. Puede decirse que es una red social residual. Facebook posee 2.500 millones de usuarios mientras Twitter alcanza los 340 millones de usuarios. Así las cosas, es de prever que en los últimos días Parler habrá experimentado un ascenso en cuentas registradas.

Apple y Google han retirado la app de sus respectivas tiendas de aplicaciones, pese a que en verano era una de las más valorada por los usuarios de ambas plataformas. Alegan que la red social no hace lo suficiente por evitar ciertos discursos que incitan al odio por parte de los seguidores de Donald Trump.

Mientras se escribe este artículo -noche del domingo- Amazon asegura que eliminará de sus servidores a la app, circunstancia que la herirá de muerte, dado que no estará colgada en sitio alguno para ser consultada o utilizada.