Las reservas en Paradores se disparan y superan ya los niveles precrisis. La empresa pública revela que las ventas para agosto "son superiores a las que tenía por estas fechas en 2017, 2018 y 2019". El turismo de interior ha cogido fuerza desde el pasado 9 de mayo, cuando decayó el estado de alarma y se levantaron las restricciones a la movilidad.

Sólo en ese día 9 de mayo, Paradores registró un récord histórico de ventas por valor de 1,4 millones de euros, según informan desde la compañía que preside Óscar López. "El levantamiento del estado de alarma ha tenido un efecto muy claro en Paradores", comentan.

Algo similar ocurrió en mayo del pasado año, cuando finalizó el primer confinamiento. "El récord anterior de ventas a través de la web se marcó el 28 de mayo de 2020, cuando anunciamos la reapertura de los Paradores tras el periodo de confinamiento estricto", detalla la empresa.

En aquel momento, durante ese día y sólo a través de su página web, recibieron reservas por valor de 659.393 euros. Este año la cifra ha crecido y, según detalla Paradores, las reservas para agosto están siete puntos por encima de las registradas el año pasado en esta fecha.

Los españoles 'salvan' la temporada

El sector turístico coincide en que los viajes domésticos serán los primeros en recuperarse. Los españoles ya han comenzado a viajar por el país o lo harán en los próximos meses, con una vuelta más lenta de los viajes de largo radio. En este sentido, el peso de estos turistas en el negocio hotelero cobra más importancia que antes del coronavirus.

Además de Paradores, otro ejemplo es el caso de Meliá. Durante una rueda de prensa en Fitur, su consejero delegado, Gabriel Escarrer, reconocía que el 55% de las reservas realizadas en sus hoteles en el país para este verano son de españoles. Seguidamente, el 9% provienen de Alemania, el 7,6% de Reino Unido y el 6% de Francia. 

Además, las reservas domésticas (de españoles) también son un 14% superiores a las registradas antes de la crisis sanitaria. No obstante, en términos generales, su negocio en España todavía se sitúa un 45% por debajo de los niveles de 2019 por la falta de turistas británicos, que todavía no pueden visitar el país.

Paradores cuenta actualmente con una red de 98 establecimientos, a la que próximamente se sumará uno en Ibiza, todavía en construcción. El objetivo del Estado es abrirlo al público el próximo año, en 2022.