A estas altura de la película a nadie le sorprende que las empresas del Ibex35 hayan decidido pasar la espiradora por debajo de las alfombras. Los escándalos que surgieron el pasado año a raíz del caso Cenyt han puesto en el punto de mira a las multinacionales más importantes de nuestro país por presuntas tramas de espionaje.

Sonados son los casos de BBVA e Iberdrola, pero en las últimas semanas también se ha visto afectada por las redes de Villarejo la aseguradora Mutua Madrileña, que no es cotizada pero que es otra de esas grandes valedoras de la "Marca España". 

Por este motivo, y por la presión que están realizado supervisores como el Banco de España y la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), las grandes empresas del Ibex 35 están revisando sus procesos de contratación con los proveedores e incorporando o endureciendo las cláusulas anticorrupción en los contratos, según fuentes jurídicas consultadas por Vozpópuli

Además, las grandes compañías españoles están incluyendo incluso la posibilidad de auditar o investigar al proveedor en caso de que se evidencie alguna sospecha de incumplimiento en materia anticorrupción, señalan las mismas fuentes.

Presión de la CNMV

La CNMV lanzó a consulta pública el pasado mes de enero la modificación de determinadas recomendaciones del Código de buen gobierno de las sociedades cotizadas.

El organismo que dirige Sebastián Albella ha propuesto que las empresas abran una investigación inmediata a los consejeros que estén salpicados por algún escándalo de corrupción o de cualquier índole social que pueda afectar a la reputación o al crédito de la compañía y que se haga antes de que el consejero sea procesado o se produzca la apertura del juicio oral. 

"Si hay un consejero que están implicados en una situación que puede afectar gravemente a la sociedad y se conoce, se tiene que hacer un análisis de la situación y tomar medidas, o no, como el cese del consejero o la apertura de una investigación interna", expone la nueva norma. 

Además, la CNMV quiere que las compañías expliquen con más detalle los motivos de un cese o dimisión de un consejero cuando su salida se produce antes del término de su mandato. El regulador pretende que se expliquen los motivos con la mayor brevedad posible en la medida en que la información sea relevante pata los inversores. Asimismo, se pretende que se atribuya os sistemas de control y gestión de los riesgos financieros a la comisión de auditoría de las cotizadas.

Secreto de sumario de BBVA

El juez que investiga el caso, Manuel García Castellón, podría levantar el secreto de sumario de la pieza relacionada con BBVA esta misma semana, a petición expresa de los propios fiscales y tras haber pasado ya por la Audiencia Nacional todos los citados a declarar.

Lo que se investiga son los pagos millonarios del BBVA a Villarejo por realizar trabajos de inteligencia presuntamente ilegales. En el sumario hay grabaciones del archivo incautado al polémico excomisario en el momento de su arresto que arrojarán luz sobre esta relación en la que jugó un papel clave Julio Corrochano, ex policía y jefe de seguridad del banco.

Los pagos del BBVA al comisario se remontan al menos al año 2005 y se mantuvieron hasta el mismo momento en el que el Villarejo fue arrestado en noviembre de 2017. Desde entonces pemanece en prisión provisional.

El presidente de BBVA, Carlos Torres, no teme que se levante el secreto de sumario del 'caso Cenyt' antes de la Junta General de Accionistas. En la rueda de prensa posterior a la presentación de resultados anuales del banco, el primer ejecutivo recalcó que la entidad ha colaborado en todo momento con la justicia en este proceso y que llegados a este punto, "cuanto antes finalice la fase de instrucción, mejor".

"Nosotros lo que queremos es que se esclarezcan los hecho y lo importante es la investigación judicial", subrayó  el banquero, a la vez que añadió que el representante legal del banco transmitió al juez que "BBVA no tiene ninguna responsabilidad en este asunto".

Torres optó por salvarse a sí mismo al asegurar que "no hay ninguna posibilidad" de que él tenga "algo que ver con este asunto". "Del resto de personas no puedo ni debo hablar", añadió, evitando así defender al que fuera hasta hace un año su presidente, Francisco Gonzáles, investigado en esta causa.