La preferencia por las actividades al aire libre y el menor uso del transporte público con motivo de la pandemia de la covid-19 han dado un empujón al sector de la bicicleta: 2020 cerró con una facturación de 2.607 millones de euros en nuestro país, un 39,3% más que en el ejercicio anterior, según un informe elaborado por la Asociación de Marcas y Bicicletas de España (AMBE).

En total, el año pasado en nuestro país se vendieron 1,56 millones de bicicletas, lo que supone un incremento del 24,10% en comparación con el año anterior. Aunque los datos ya eran positivos antes de la llegada de la pandemia, la crisis sanitaria provocada por el coronavirus ha dado un empujón a este sector. "Había una tendencia de usar la bicicleta como medio de transporte saludable y sostenible y la pandemia ha empujado más en esa dirección acelerando el cambio de hábitos", explica en conversación con Vozpópuli Jesús Freire, secretario general de AMBE.

Pese a que las buenas cifras se relacionan principalmente con la pandemia, desde AMBE aseguran que hay indicadores de que esta buena tendencia se puede consolidar. Uno de ellos es el crecimiento que han experimentado las bicicletas eléctricas (49%), con 212.635 unidades vendidas. Además, en volumen de facturación superan ya a las bicicletas de montaña pese a que estas siguen siendo las más demandadas.

Sin embargo, el auge de las bicis eléctricas ha provocado un incremento del precio medio de la bicicleta en España (21,7%) hasta alcanzar los 865 euros de media, ya que los modelos eléctricos son los más caros, con un precio medio de 2.648 euros por bicicleta.

Problemas de stock

El aumento de la demanda durante este año ha comprometido el stock y en muchas ocasiones hay que esperar hasta 2022 para recibir una bicicleta, aunque Freire niega que sea algo generalizado: "Las tiendas están muy preocupadas con el mensaje de que no hay stock. Quien quiere una bici tiene una bici en la tienda". Según explica, sí pueden producirse esperas puntuales, incluso de meses, si se trata de un modelo muy específico. "Ha habido una disrupción total por el covid en el tráfico marítimo, en muchas fábricas que han tenido que cerrar líneas de producción, pero el sector ha hecho esfuerzos enormes", añade.

Para seguir manteniendo el buen momento por el que atraviesa el sector, Freire considera necesario un mayor esfuerzo por parte de las administraciones, por ejemplo, con ayudas a la compra de bicicletas o creando más espacios para este tipo de vehículos. "Se hace en todos los países europeos y España queda prácticamente como excepción al no ofrecer ayudas para la movilidad sostenible", apunta el secretario general de AMBE.

Tal y como han calculado desde esta asociación, el sector de la bicicleta da trabajo en España a 22.000 familias. Actualmente hay 339 empresas y 168 fabricantes nacionales en el sector de la bicicleta, además de 2.981 tiendas de venta, reparación y alquiler de este tipo de vehículos, lo que se traduce en una subida de más de un 1% respecto al 2020.

En este sector, además, el comercio minorista tiene un papel protagonista, debido a que el 83% de la ventas se concentra en tiendas especializadas. Estos negocios generan un total de 13.554 empleos.