El operador francés SNCF arranca esta semana su conquista del mercado ferroviario español. A través de su operador 'low cost' Ouigo, luchará con Renfe por los 500 millones de euros que generaba la Alta Velocidad Española (AVE) en la conexión entre Madrid y Barcelona antes de la crisis del coronavirus.

El corredor Nordeste es líder en tráfico de pasajeros dentro del AVE: por él viajan anualmente alrededor de ocho millones de personas, el 36% del total. En este sentido, se mantiene como primer corredor en términos de ingresos, aportando el 44% de la facturación lograda con la Alta Velocidad y el 33% de los ingresos comerciales de Renfe en 2019.

Precisamente, Renfe registró unas pérdidas operativas récord de casi 500 millones de euros en 2020 por el impacto que la covid-19 ha tenido en su negocio. Los ingresos de la empresa española se desplomaron un 30% y solo el AVE perdió 14 millones de viajeros el año pasado.

En 2022 entrará en el mercado un tercer operador, Ilsa

Ahora se pone fin al monopolio del mercado ferroviario español. El operador francés se ha estrenado este lunes con cinco frecuencias de ida y vuelta al día entre Madrid, Zaragoza y Barcelona, en los que han viajado 3.800 personas. En este sentido, en la primera jornada ha registrado una ocupación del 75% de los asientos ofertados.

La empresa ha invertido 600 millones de euros en la adquisición de 14 trenes y en el empleo de 1.300 personas. La ofensiva de Ouigo está basada, fundamentalmente, en los precios, que parten de los 9 euros. La liberalización debía haberse producido a mediados de diciembre, pero el estado de alarma retrasó los planes de la empresa francesa.

Renfe no entrará en la guerra comercial hasta el 23 de junio, cuando arrancará su marca de bajo coste Avlo, con la que viajará en esta misma ruta desde 7 euros el billete. "Ya estamos viendo un beneficio de precios para el consumidor y también vamos a tener más frecuencias de trenes", destaca el director de transportes de la CNMC, José Jaime Bernárdez.

Renfe y los 1.000 millones del AVE

Dentro de la Alta Velocidad, el segundo corredor con más tráfico es el del Sur (que conecta Madrid con Córdoba, Sevilla y Málaga), seguido del de Levante. En concreto, en 2019 se movieron 6.559 personas en el corredor Sur y 4.440 en el de Levante. En este sentido, la ruta Madrid-Barcelona es sólo el comienzo.

Ouigo tiene previsto ampliar su conquista a la conexión con Valencia y Alicante a finales de este año y al corredor Sur (que conecta Madrid con Córdoba, Sevilla y Málaga) en 2022. En total, alcanzará hasta 30 frecuencias y no descarta conectar la capital con el norte de España una vez esté terminada la Y vasca.

Además, el próximo año entrará en el mercado un tercer competidor: Ilsa. El consorcio promovido por la compañía valenciana Air Nostrum y por la italiana Trenitalia empezará a rodar en 2022 y tiene encargada la fabricación de 23 trenes por 800 millones de euros.

En juego están los 1.136 millones de euros que generó la Alta Velocidad en España en 2019, con 22,4 millones de pasajeros transportados por toda la red. Sólo por los tres principales corredores viajaron 19 millones de personas en el año previo a la pandemia, generando a Renfe unos ingresos de 1.011 millones.

De hecho, esta cuantía podría aumentar tras la liberalización ferroviaria, pues la apertura del tráfico a la competencia conllevará un incremento en la oferta del 65% (un 50% más en el corredor Madrid-Barcelona, un 40% más en Madrid-Levante y un 60% más en Madrid-Sur).