José Miguel Fatás, del despacho Uría Menéndez, abogado de Santander, avisaba este martes, en el juicio por la demanda presentada por Andrea Orcel contra el banco español, que la defensa del banquero italiano había incumplido su compromiso de informar cuánto dinero había cobrado su cliente de UBS. Y estimó que sería entre 20 y 30 millones de euros.

De acuerdo a las fuentes consultadas por este diario, conocedoras del proceso, Andrea Orcel ha cobrado ya 23 millones de euros que tenía pendiente de pago en UBS, y dejará de percibir otros 30 millones del banco suizo por su incorporación a Unicredit como consejero delegado.

En total, el banquero italiano tenía derecho a percibir 53 millones de euros de UBS, por los pagos debidos acumulados en la entidad durante su etapa como ejecutivo, una fórmula similar a la de la gran banca española y las pensiones que van sumando sus ejecutivos mientras permanecen en el cargo.

Orcel percibirá como consejero delegado de Unicredit este año un salario fijo de 2,5 millones y otros cinco en acciones

Al fichar por Santander, Orcel se arriesgaba a perder toda esa cantidad, pero al frustrarse finalmente la contratación, el italiano recuperó sus derechos de cobro frente a UBS, al estar dos años sin trabajar, como contemplaba su contrato con el banco suizo.

Las fuentes consultadas indican que, en la demanda, se ha incorporado información actualizada de UBS dando cuenta de la cantidad que a Orcel le resta por cobrar, 19 millones o 30 millones, dependiendo de si se toma la cifra bajo tratamiento fiscal o no. De lo que se concluye que el italiano ha percibido ya 23 millones, la diferencia hasta los 53 millones acumulados en UBS.

Santander comunicó el 25 de septiembre de 2018 a la CNMV y a los medios de comunicación el fichaje del banquero italiano como consejero delegado. El 15 de enero de 2019 Santander informó que no seguía con la contratación de Orcel.

Santander insiste en defender que entre Orcel y el banco existió una carta oferta, pero no un contrato

Desde entonces, Orcel ha estado sin trabajar, hasta que el pasado mes de abril la Junta de Accionistas del primer banco italiano, Unicredit, aprobó su nombramiento como consejero delegado.

Santander sostiene que esperaba que Orcel hiciera todo lo posible por conseguir que UBS pagara parte de esa cantidad, y que se suspendió el fichaje al no ser posible reducir esa cifra. La defensa de Orcel mantiene que Santander supo en un momento dado que sería imposible que UBS asumiera pago alguno.

El banco español insiste en negar que hubo un contrato con Orcel, y se refiere a la existencia únicamente de una carta oferta. El abogado del consejero delegado de Unicredit subrayó el martes en el juicio que en el acta del consejo de administración de Santander de 25 de septiembre de 2018 se hace referencia a la carta oferta "de acuerdo al artículo 249.3 de la Ley de Sociedades de Capital".

Dicho artículo dice que cuando un miembro del consejo de administración sea nombrado consejero delegado, "será necesario que se celebre un contrato entre este y la sociedad que deberá ser aprobado previamente por el consejo de administración con el voto favorable de las dos terceras partes de sus miembros".

Como consejero delegado de Unicredit, Orcel percibirá este año un salario fijo de 2,5 millones de euros más otros cinco millones de euros en acciones del banco.