La fusión entre BBVA y Banco Sabadell comienzan a tambalearse. El consejero delegado de BBVA, Onur Genç, se opone a esta operación y opta por mejorar los niveles de capital del banco o por adquirir en su totalidad la filial turca, Garanti, según fuentes financieras consultadas por Vozpópuli. El banco no ha querido hacer declaraciones al respecto. 

El banquero considera que la entidad, a nivel global, no necesita tener más exposición a España y que los 7.100 millones de euros de excedente de capital que se generarán con la venta de Estados Unidos se pueden invertir de una manera más sensata. Su principal apuesta pasa por comprar en su totalidad el banco turco de dónde él proviene. BBVA tiene actualmente el 49,85%.

La compra de la parte de la entidad otomana que aún no está en su poder supondría un coste de unos 2.000 millones de euros, cuantía prácticamente similar o incluso inferior a la de Banco Sabadell. 

Cabe destacar que la entidad catalana exige una prima que ronda el 30% de su valor en Bolsa del viernes anterior a la filtración de la 'due dilligence'. Esto supone valorar a Banco Sabadell en el entorno de los 2.300 millones de euros, tal y como publicó este medio.

Otra opción que baraja el primer espada de Carlos Torres es aumentar los niveles de capital del grupo para asegurar un futuro dividendo si finalmente el Banco Central Europeo (BCE) decide levantar el veto. Y sobre todo si lo hace de manera parcial para las entidades 'más fuertes', entre las que estaría el banco si se reserva parte del capital que se obtendrá con la venta de su filial norteamericana. 

Diferentes fuentes han indicado que la operación de fusión de BBVA y Banco Sabadell no tiene nada que ver con la de Caixabank y Bankia. La primera está aún en una fase muy temprana y su anuncio fue un poco precipitado. Todo lo contrario de lo ocurrido con la operación del banco semipúblico, que se dio a conocer cuando estaba prácticamente cerrada. 

Además, dentro de Banco Sabadell habría ciertas reticencias a la operación por la pérdida de poder que tendrían los directivos de la entidad catalana. Porque esta fusión se haría en efectivo y BBVA absorbería el banco como ya lo hizo con Caixa Catalunya, apuntan fuentes del mercado. 

El segundo banco de España 

De salir adelante esta operación, la entidad resultante sería las segunda más grande de este país, con una fuerte presencia en Cataluña. Asimismo, BBVA entraría en el mercado británico de la mano de TSB, el negocio inglés de Banco Sabadell. En concreto, generaría un grupo con activos valorados en 963.000 millones de euros y presencia en España, México, Turquía y Reino Unido.

BBVA cuenta con 7.560 oficinas y 124.110 empleados en todo el mundo. Sabadell, por otro lado, suma un total de 17.202 empleados y 1.893 oficinas. De esta forma, resulta una entidad con 9.453 sucursales y 141.312 trabajadores repartidos por todos los mercados en los que operan.