La clase media está menguando en España como consecuencia de la crisis. El número de trabajadores que cobra sueldos anuales entre 24.000 y 51.000 euros anuales se ha reducido un 4% desde que comenzó la recesión en 2007, según los datos de la Organización Internacional del Trabajo, que asegura que sus nóminas han pasado de representar el 50% del total a quedarse en el 46%.

"Las clases medias pueden contribuir a un círculo virtuoso de crecimiento sostenible", afirma la OIT

La mayoría de los que abandonan esa casilla lo están haciendo por abajo como consecuencia de las medidas políticas aprobadas por los ejecutivos de Zapatero y Rajoy y que la OIT resume en responsabilizando a los “recortes en educación, vivienda y sanidad que están impactado de manera adversa a los grupos expuestos a ellos”. La OCDE ya criticó en su último informe que esos recortes aumentaban la desigualdad social y destacó que "el gasto público en protección social se mantuvo en el entorno del 20% del PIB, siete puntos por debajo del valor medio de la UE-15, a lo largo de la primera década del siglo actual hasta el año 2007. 

Comparativamente, España tiene una clase media 5 puntos porcentuales inferior a la que registra Estados Unidos y un 15% más baja que la que registran países nórdicos como Noruega. 

 (Haga click aquí para ver el gráfico a pantalla completa)

España vive una situación de polarización económica derivada de la alta tasa de paro. Las clases más altas han aumentado su distancia con respecto a las más bajas en las últimas dos décadas, una tendencia que continúa a día de hoy como consecuencia del relajamiento de las políticas de cohesión aplicado por muchos gobiernos. 

(Haga click aquí para ver el gráfico a pantalla completa)


200.000 ciudadanos acceden al escalón de los más ricos

Por el contrario, 200.000 trabajadores han accedido al escalón de salarios más altos, es decir, el de quienes obtienen ingresos que superan los 51.500 euros anuales.

La OIT concluye con una recomendación de políticas públicas: reforzar las políticas de igualdad. "Mientras las políticas públicas ayudan a crear y solidificar a las clases medias, esas clases medias son también contribuyentes importantes a la demanda doméstica. Así pues, pueden contribuir a un ciclo virtuoso de crecimiento sostenible".