En plena incertidumbre por el impacto de la covid en el mercado de las oficinas, Colonial, la reina del mercado prime o de oficinas de lujo en centros de negocio y distritos financieros en España, ha decidido incrementar su exposición al mercado de París en desmedro del nacional.

La compañía española que dirigen Juan José Bruguera y Pere Viñolas, con un valor cercano a los 5.000 millones de euros, se volcará en la capital francesa con una inversión de más de 1.000 millones dirigida a ganar peso sobre su filial francesa, SFL.

La inmobiliaria de origen catalán y con clientes como Goldman Sachs, Facebook, Netflix, Baker & McKenzie, Cartier o CaixaBank, consolidará así su creciente apuesta por el mercado parisino, que diluirá la paralela hacia sus dos grandes mercados en España: Madrid y Barcelona.

Fuentes cercanas a la mayor inmobiliaria española venían señalando que el mercado parisino era el que más sólido y potente se venía mostrando

París representaba ya, antes de esta operación, el 50% de los ingresos de la inmobiliaria del Ibex35. Fuentes cercanas a la compañía venían señalando a Vozpópuli que el mercado parisino era el que más sólido y potente se venía mostrando. Ya una de sus mayores operaciones el último año tuvo que ver con captar la futura sede de Goldman Sachs en la capital gala.

SFL pasará a pertenecer, en un mínimo del 94% de su capital, a Colonial, que hasta ahora controlaba el 81,7%. Prédica, rama aseguradora del francés Credit Agricole y principal accionista de SFL, tenía hasta ahora el 13% en la francesa y pasará a tener un 4% en la Colonial definitiva.

Las acciones de SFL continuarán cotizando en Euronext París, según el acuerdo alcanzado entre los franceses y Colonial, que no hará uso del procedimiento de venta forzosa tras la finalización de la OPA que se consumará este mes de junio.

Consolida apuesta por oficinas en París

"Hay una cierta tendencia a una mayor consolidación corporativa, pero esta operación forma parte de un proceso de largo plazo que no ha sido acelerado especialmente por la covid", afirma Pere Viñolas, consejero delegado de Colonial.

La exposición de la inmobiliaria a París pasará de unos 5.400 millones en activos a unos 6.500 millones sobre el total de los 12.000 millones que acumula la compañía.

La facturación de Colonial pasará de depender en un 50% de las rentas por oficinas de París a más de un 60%

La facturación de Colonial pasará de depender en un 50-55% de las rentas por oficinas de París a más de un 60%. Madrid perdería cuota, representando un 25% de los ingresos, y Barcelona, menos de un 15%.

La capitalización bursátil de la compañía ronda los 4.800 millones, que le convierten, a día de hoy, en la inmobiliaria de mayor valor en el Ibex 35, por encima de Merlin Properties (impulsora esta última de la 'Operación Chamartín', la mayor operación urbanística en marcha en España).

Más París ante el freno de Madrid y Barcelona

Fuentes del mercado han advertido de un freno en las expectativas de inversión en los mercados de oficinas de Madrid y Barcelona. Desde la propia Colonial han apuntado que la pandemia provocará una 'desdensificación' del 25% antes de 2025 con especial impacto en ciudades con alta densidad de ocupación (poco espacio para empleados) como la Ciudad Condal y la capital de España.

Las cuentas precovid de Colonial revelaban una elevada exposición de cartera española a arrendamientos de menos de cinco años. De los 450 millones de euros en cobros mínimos futuros por arrendamientos que la socimi tenía previstos en España solo unos 45 millones corresponden a contratos de más de cinco años, mientras que 140 millones son contratos de menos de un año.

Por París Colonial espera 1.000 millones de euros para la próxima década, de los que 424 millones corresponderían a contratos de más de 5 años

Por París, en contraste, esperaba 1.000 millones, de los que 424 millones corresponderían a contratos de más de 5 años.

Dentro de Francia, en pleno coronavirus, ha colocado deuda por 500 millones y ha cerrado el contrato de oficinas con Goldman Sachs, de 12 años, nueve de ellos sin posibilidad de cancelación. La operación permitirá al gigante de la banca de inversión estadounidense duplicar su plantilla en Francia.