Tras un arranque de año en cifras de ventas preocupantes por la bajada sufrida, las alarmas han saltado ya en el sector que ve con preocupación como la inacción del Gobierno puede acabar de seguir así con un 2021 peor de lo imaginado. Para el máximo dirigente de Volkswagen España, Francisco Pérez Botello, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, es el único que puede parar la "sangría" de ventas que registran los concesionarios de automóviles en España.

Así lo ha asegurado en un encuentro con la prensa, en el que ha afirmado que, aunque existe una interlocución muy buena y directa con el Ejecutivo, la sensación luego es que parece que el sector le importa poco por un tema "ideológico".

Para Pérez Botello ésta situación solo la puede solventar Pedro Sánchez, en referencia a las diferentes opiniones que hay en el Gobierno sobre el automóvil, ya que mientras que el Ministerio de Transición solo apoya el vehículo eléctrico, el de Industria también respalda el de combustión.

Según el directivo de Volkswagen -que se encarga de la gestión de las principales marcas del Grupo Volkswagen en España, excepto de Seat-, nuestro país debe ser "amigable" con la industria del automóvil porque los centros de decisión de los grandes fabricantes están fuera, hay mucha competencia y todos los países quieren tener fábricas. En juego, está el futuro de miles de puestos de trabajo.

Fuerte caída de las ventas

En su opinión, hay actos del Gobierno que no son precisamente amigables de cara al sector y que no se entienden fuera de nuestras fronteras, más cuando han provocado una caída de las ventas del 51% el pasado mes de enero. Como ejemplo ha puesto la negativa a actualizar el impuesto de matriculación por la entrada en vigor del nuevo mecanismo de homologación de las emisiones WLTP en enero pasado y que ha conllevado una subida del precio de los coches, lo que ha retraído las ventas.

Al respecto, ha precisado que esto se puede solventar -como han hecho Italia, Francia y Portugal- con cambios en los tramos del impuesto que se podrían aprobar de forma inmediata con un real decreto, del que se ha mostrado convencido que apoyan la mayoría de los grupos parlamentarios, tal y como les han transmitido a los fabricantes englobados en Anfac.

"Es decisión de presidencia del Gobierno" el que se "corrija el disparate" de no haber actualizado el citado impuesto y que va a provocar millonarias pérdidas en la recaudación por las menores ventas, ha insistido el directivo, quien ha reiterado que no tendrían "ningún problema" el que se lo aprobaran en el Congreso de los Diputados el resto de partidos.

Francisco Pérez Botello también ha pedido al Gobierno que, en paralelo, apruebe una nueva fiscalidad para el automóvil que se base en que cada vehículo pague una cuota anual en función de sus emisiones de C02 y que permitiría acabar con el impuesto de matriculación. Además, se debería poner un IVA cero a los eléctricos y uno reducido a los híbridos enchufables, ha indicado.

Otro Plan Renove de mil euros por coche

Para tratar de paliar la mala situación que vive el sector en estos momentos, el presidente de la patronal de los concesionarios, Gerardo Pérez, ha esbozado seis medidas urgentes, entre las que destaca el lanzamiento de un Plan Renove que cuente con ayudas de hasta mil euros para modelos de combustión modernos, una cuantía que sí animaría a muchos usuarios a plantearse el cambiar un coche antiguo por uno modernos de menos emisiones.

Pérez ha destacado el esfuerzo y el trabajo realizado por todo el sector para hacer frente a este año "tan duro", por lo que se ha dirigido a la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, en el marco del Congreso&Expo Faconauto, y le ha pedido "revertir esta situación juntos". Por ello, ha destacado la necesidad de llevar a cabo una batería de medidas urgentes para generar una salida rápida de esta crisis. En concreto, se ha referido a seis palancas para impulsar la recuperación.

La primera sería agilizar la campaña de vacunación porque "es la manera de recuperar cuanto antes la normalidad y la movilidad". En segundo lugar, se ha referido a la necesidad de llegar al objetivo 'cero emisiones' en los vehículos apoyándose previamente en los modelos híbridos, "una estación intermedia donde muchos clientes se pueden sentir cómodos y provocar la aceleración hacia la movilidad descarbonizada". Al respecto, ha valorado positivamente los 800 millones de euros comprometidos por el Gobierno y que se aplicarán en el plan Moves "para acercar los eléctricos a todos los bolsillos".

Papel de los concesionarios

La tercera medida que propone la asociación es la de un nuevo Plan Renove con dos cambios sustanciales respecto al anterior: ampliar a mil euros el incentivo del Gobierno a la cantidad destinada a los motores modernos de gasolina y diésel, y que sean los concesionarios los que tramiten los expedientes, siempre y cuando se negocie asegurar la liquidez de la red durante el proceso.

Sólo éstas medidas, calcula Gerardo Pérez podrían generar 100.000 ventas adicionales este año. Además, el presidente de Faconauto ha insistido en la necesidad de revisar la fiscalidad. En concreto, ha propuesto una menor imposición a la compra y una nueva fiscalidad que penalice la antigüedad del vehículo. "Si hay un sector que se ha visto envuelto en un cambio como nunca antes este es el nuestro", ha subrayado Pérez, que ha dicho que están en juego 50.000 empleos que son los que se perdieron en la anterior crisis, que sería como el cierre de nueve fábricas, según sus datos.