Tres filiales de Norwegian (Norwegian Air Resources Spain, Red Handling Spain y Red Maintenance Spain) se declaran en preconcurso de acreedores en España. La decisión llega después de la suspensión de pagos de la aerolínea en Noruega e Irlanda.

El grupo aéreo asegura que se trata de un procedimiento ordinario que proporciona a estas empresas hasta seis meses para renegociar sus deudas y redimensionar su tamaño, de acuerdo tanto con la situación actual como con las posibles necesidades futuras de Norwegian en España.

Norwegian relaciona esta decisión con su propósito de “superar los efectos de la crisis causada por la covid-19 y a surgir de ésta como una aerolínea financieramente más fuerte y segura, en beneficio de sus empleados, clientes, inversores y proveedores”.

En este sentido, se espera que el conglomerado noruego efectúe una reestructuración de su plantilla en España, tal y como avanzó Vozpópuli hace unas semanas.

"Salvaguardar tantos puestos de trabajo como sea posible"

Norwegian asegura que pretende “salvaguardar tantos puestos de trabajo como sea posible” y, mientras se dimensiona la base de activos, “seguirá siendo una de las principales prioridades de Norwegian a lo largo de estos procesos”. 

Los sindicatos representados en las tres empresas ya han sido informados y se iniciará un diálogo con los mismos.