Navantia, la empresa pública dedicada a la construcción naval tanto civil como militar propiedad de la SEPI (Sociedad Estatal de Participaciones Industriales), ha lanzado una licitación para el suministro, instalación, configuración, puesta en marcha y explotación de sus servicios de comunicaciones por 8,4 millones de euros por tres años de servicio. En el mismo se especifica la necesidad de contar con un terminal como uno los últimos teléfonos de Apple -o un modelo equivalente de otra marca-, en concreto el iPhone 11 Pro en su versión de 256 GB, cuyo precio es de 1.119 euros.

"Se identifican las siguientes gamas de dispositivos con sus respectivos modelos de referencia, que deberán ser cubiertos por el catálogo propuesto por los operadores: o Smartphone: Gama VIP: a modo de referencia, el modelo actual es el iPhone 11 Pro 256GB. Los licitadores deberán ofrecer el smartphone de gama VIP equivalente de su catálogo de terminales. Gama avanzada: a modo de referencia, el terminal homologado actualmente por NAVANTIA es el Samsung Galaxy S10 o equivalente. Gama media: a modo de referencia, el terminal homologado actualmente por NAVANTIA es el Samsung Galaxy A50 o equivalente", refleja el pliego.

Navantia no especifica el número de unidades, si bien en el anterior contrato el número de equipos de Apple solicitados era de 81, cifra que será similar a la del futuro contrato. En el caso de los tablets, Navantia también pone como referencia en el pliego consultado por Vozpópuli el iPad de Apple en la Gama VIP, concretamente el iPad Pro 11. El modelo más básico tiene un coste aproximado de 580 euros.

En la actualidad, Navantia cuenta con un parque total de teléfonos móviles compuesto por 2.629 unidades, formado por marcas como Alcatel (340 unidades), Nokia (333), Samsung (1.050), Huawei (75), ZTE (249), Blackberry (881), Xiaomi (91), ZTE (249) y la propia Apple (81).

La licitación se realiza tanto para la parte de comunicaciones móviles (voz, datos y equipos) como las fijas (voz, datos y equipos). Se trata de un concurso que miran de reojo Telefónica, Orange y Vodafone, sobre todo por la cuantía del mismo. La compañía que finalmente gane el contrato tendrá que ofrecer los servicios de red y también facilitar los equipos que Navantia solicita en el pliego de condiciones para el apartado fijo.

Navantia cuenta con un parque total de teléfonos móviles compuesto por 2.629 unidades, formado por marcas como Alcatel, Nokia, Samsung, Huawei, ZTE, Blackberry, Xiaomi, ZTE y la propia Apple

En el ámbito de las conexiones de telefonía fija, el pliego desgrana la necesidad de cubrir unos 3.800 puntos fijos a través de tecnologías como RDSI, IP y analógicas. En un mes normal, los equipos fijos de Navantia registran 63.000 minutos de conversaciones desde sus instalaciones de Navantia en Madrid, Ferrol, Cartagena o Bahía de Cádiz, entre otras.

Las líneas fijas de Navantia tendrán que comunicarse con los servidores de Amazon Web Services (AWS). La empresa pública tiene como socio a la compañía norteamericana en el apartado de la nube. Para establecer la comunicación con AWS Navantia dispone en la actualidad de una velocidad de conexión directa privada de 1 Gbps y una conexión directa pública de 50 Mbps.

Cláusula anti obsolescencia programada

Los pliegos del megacontrato reflejan un epígrafe especial para evitar la obsolescencia programada, es decir, el incorrecto funcionamiento pasado un tiempo de los equipos adquiridos, bien sea por motivos de hardware como de software.

"Los licitadores deben incluir un plan de evolución de los servicios y sistemas propuestos y los mecanismos disponibles para prevenir la obsolescencia de los servicios y sistemas propuestos que puedan ser utilizados a posteriori durante el periodo de vigencia del contrato si se desea evolucionar los servicios y sistemas", reclama el pliego de condiciones.

Por otra parte, Navantia analizará cada año el coste de mercado de los servicios de telecomunicaciones, a fin de ajustar el precio de la factura en función de la variación. Este apartado tiene mucho que ver con la evolución de los precios en el sector que año a año se mueven a la baja, debido a la competitividad introducida por los operadores de bajo coste u OMV (Operadores Móviles Virtuales).

"Con el fin de mantener la competitividad de las propuestas económicas realizadas, para los distintos servicios que aparecen en el presente pliego, respecto la variación lógica del mercado, se revisarán los costes en el último trimestre de cada año", demanda Navantia.