IFM ofrece ahora 4.922 millones de euros por el 22,6% de Naturgy, 138 millones menos que su oferta inicial. El fondo de pensiones australiano ha notificado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) que rebaja su oferta de 23 euros por acción a 22,37 euros después de que la energética que preside Francisco Reynés repartiese el pasado miércoles un dividendo complementario entre sus accionistas de 0,63 euros.

"Se informa de que, conforme a los términos de la oferta, si Naturgy realizase o declarase cualquier otra distribución de dividendo o reservas, devolución de capital o cualquier otro tipo de distribución entre sus accionistas, ya sea ordinaria, extraordinaria, a cuenta o complementaria, el precio se reducirá", comenta IFM en su comunicado a la CNMV.

Esta rebaja, en el caso de volver a producirse, será en la misma medida que la distribución que realice la empresa de Reynés entre sus accionistas. "Siempre que la fecha de la publicación de la oferta en los boletines de cotización coincida o sea posterior a la fecha ex-dividendo", matizan desde el fondo.

IFM y Naturgy esperarán menos de seis meses

La OPA de IFM por Naturgy está en un período de 'stand by' de seis meses después de que el fondo australiano IFM presentase toda la documentación necesaria para su trámite. Aunque, según informaba Vozpópuli, Industria reducirá estos plazos para facilitar la ‘decisión política’ que se tomará desde la Moncloa.

La OPA está ahora en el tejado del Ministerio de Industria. Concretamente, en la Secretaría de Estado de Comercio y Dirección General de Comercio e Inversiones. Estos dos organismos analizarán la oferta del fondo australiano al margen del Gabinete de Reyes Maroto, ya que la ministra decidió apartarse de este proceso porque su marido trabaja en Naturgy. 

División política

La ‘decisión política’ sobre esta OPA es una manzana de la discordia en el Ejecutivo. Según ha contado este medio desde enero, las ministras Nadia Calviño y Teresa Ribera lideran la defensa de este proceso para no mandar un mensaje negativo al resto de inversores extranjeros. Su oposición será Pablo Iglesias y los representantes de Podemos en el Gobierno, que no quieren facilitar la llegada de un fondo australiano a esta empresa estratégica. 

Pero la división llega incluso hasta a los dos hombres de confianza de Pedro Sánchez. Como adelantaba Vozpópuli, las dos personas de máxima confianza del presidente, su director de Gabinete, Iván Redondo; y el secretario general de la Presidencia, Félix Bolaños, tienen posiciones enfrentadas con esta OPA. 

Búsqueda de financiación

BNP Paribas, el principal financiador de la oferta pública de adquisición (opa) de IFM sobre Naturgy, ha puesto en marcha la segunda fase de la sindicación del crédito de 1.800 millones de euros para sumar nuevas entidades que quieran financiar la operación, según fuentes consultadas por Vozpópuli. En un principio, tal y como desveló este diarioSantander y CaixaBank iban a asumir 450 millones cada uno y BNP se quedaría con 900 millones.

No obstante, el apetito del mercado por financiar la operación es alto y el banco francés ya negocia con otras entidades su incorporación al crédito, por lo que esas cifras podrían variar, detallan las mismas fuentes. En cualquier caso, la idea es que el pool bancario no sea excesivamente grande y quede fijado en unas pocas entidades. La cuantía del crédito tampoco varía.

Reynés comunicará su posición

El presidente de Naturgy ha dejado claro a los presentes que la valoración del consejo de administración se conocerá tras la luz verde de los correspondientes organismos. “Cuando se cumplan los trámites, durante los diez días que la legislación permite acudir o no a la OPA comunicaremos nuestra posición y daremos nuestra recomendación”, contestaba Reynés a una pregunta de los accionistas.

En esta valoración tendrá mucho peso la entidad financiera Citi y el despacho Freshfields, los dos asesores que ha contratado Naturgy para que le asesoren con la OPA. La oferta está ahora en el tejado del Ministerio de Industria. Concretamente, en la Secretaría de Estado de Comercio y Dirección General de Comercio e Inversiones. Estos dos organismos analizarán la oferta del fondo australiano al margen del Gabinete de Reyes Maroto, ya que la ministra decidió apartarse de este proceso porque su marido trabaja en Naturgy.