Francisco Reynés explicará a los inversores qué va a ser de Naturgy más allá de 2022. El Plan Estratégico de la compañía para los próximos cuatro años se había retrasado hasta en dos ocasiones y, finalmente, se dejó en 'stand by'. El presidente explicaba en abril a los analistas del mercado que hasta que no se cerrase la OPA del fondo australiano IFM por el 22,6% de la compañía no darían una nueva fecha para presentar este plan.

Y 'habemus' fecha. Y si atendemos a la palabra de hace unos meses de Reynés, en apenas 20 días espera que esté el veredicto del Gobierno sobre la OPA de IFM. Aunque las declaraciones del presidente de Naturgy a finales de abril se realizaban sin conocer la intención de CriteriaCaixa de aumentar su participación en la energética. Un movimiento que facilita al Gobierno quitarse este asunto de encima y cerrar el debate político en torno a la mediática OPA antes de agosto.

Pero presentar el Plan Estratégico también es una forma de mover ficha en el mercado frente a la actividad frenética de sus rivales. Ejemplo de ello es que Acciona ya tiene su filial energética en Bolsa, Iberdrola sigue devorando mercado y Repsol ha replicado a Naturgy con su primer proyecto renovable en Estados Unidos.

La empresa de Reynés necesita reemprender su hoja de ruta aprovechando las buenas perspectivas económicas, estabilidad prevista y la mayor visibilidad en la segunda parte del año dada la disminución del impacto de la pandemia y la mejora de los datos económicos del país, así como al contexto macroeconómico.

También cabe tener en cuenta el cambio de contexto regulatorio en España. Cuando Naturgy comunicó a finales de 2020 que posponía la presentación de su Plan Estratégico, la situación era muy diferente. La pandemia afrontaba una tercera ola demoledora, con consecuencias imprevisibles que le complicaban trazar una hoja de ruta a medio y largo plazo.

Francisco Reynés lleva defendiendo desde febrero que el negocio de Naturgy mantiene la misma senda pese a la mediática Oferta Pública de Adquisición (OPA) del fondo australiano IFM. La compañía necesita dar visibilidad a medio y largo plazo a su actividad industrial y corporativa, con el riesgo de que el aterrizaje final de IFM o el aumento de la presencia de Criteria en el consejo pueda cambiar 'alguna coma' de este plan.

Deberes pendientes de Naturgy

Lo poco que sabe de los planes de Reynés y Naturgy es que invertirán mil millones de euros en renovables a lo largo de 2021, con una apuesta clara por reforzarse en geografías con monedas fuertes (euro, dólar y libra) que cuente con un entorno estable.

Dos columnas que se resumen en reducir su exposición al gas y a Latinoamérica. Una senda en la que tendrán mucho que decir los dos consejeros que quiere meter IFM en la mesa de gobierno, si tanto el Gobierno que lidera Pedro Sánchez como la CNMV dan luz verde a su OPA.

Naturgy ajustará plantilla
Sede de Naturgy en Madrid Europa Press

Esta posible entrada de nuevos miembros al consejo de administración es el principal motivo de esta paralización del plan estratégico. El órdago lanzado por el fondo australiano el pasado mes de enero dejaba en el aire los planes de la energética para presentar su nueva hoja de ruta. "La oferta pública se lanzó en el momento en el que estábamos preparando la presentación", aseguraba el propio Reynés en febrero.

Movimiento de activos

El plan estratégico permitirá ver los detalles de su idea de "rotación de activos". Es decir, la capacidad que tiene la empresa de seguir generando valor para la compañía tras cerrar ventas como el reciente acuerdo con la italiana ENI para zanjar la disputa sobre Union Fenosa Gas (UFG) y mediante esta operación obtuvo 600 millones de dólares (493,2 millones de euros). 

Un acuerdo que se anunció pocas semanas después de la venta de su filial chilena de redes eléctricas Compañía General de Electricidad (CGE) por 2.570 millones de euros a State Grid International Development. Un acuerdo que cerró en noviembre y que provocó la primera cancelación de su Capital Markets Day para detallar su hoja de ruta hasta 2026. 

La siguiente fecha fue febrero, pero saltó por los aires después de que el 26 de enero IFM desvelase al mercado su oferta parcial. La principal duda de este plan es dónde va a invertir este ‘nuevo’ dinero. La única compra que ha anunciado la energética que preside Reynés 'a bombo y plantillo' en este período ha sido la entrada en el negocio renovable en Estados Unidos a través de la compra de una pequeña empresa fotovoltaica por 50 millones de euros, tal y como adelantaba Vozpópuli en el mes de noviembre