Naturgy tantea la compra de Elawan, la antigua Gestamp Wind. La compañía energética que preside Francisco Reynés se ha interesado por el negocio de energías renovables de los hermanos Jon y Francisco Riberas, según fuentes del mercado consultadas por Vozpópuli. El proceso, pilotado por el banco de inversión Lazard, lleva meses en el mercado y en su momento se valoró en alrededor de 2.000 millones de euros.

Desde Naturgy prefieren no hacer ningún comentario sobre este interés. Pero su continúo sondeo del mercado lo dejó latente Reynés durante la última junta de accionistas celebrada recientemente. El propio ejecutivo aseguró que su compañía tiene la obligación de estar pendiente de las oportunidades que surgen en el mercado para seguir creciendo. 

Con Elawan incorporarían 900MW en proyectos renovables distribuidos por España que se reparten entre 600MW en desarrollos fotovoltaicos y 300MW en activos eólicos. A nivel internacional, cuenta con otros 3.000MW desarrollos internacionales en Brasil, México, Sudáfrica, Francia, Bélgica, Polonia, Estados Unidos y Turquía. La compañía factura cerca de 100 millones de euros y la idea inicial de los Riberas es venderla completa.

Los dueños de Gestamp llevan tiempo con Elawan en el mercado, tras vender el otro negocio renovable en 2016. Los Ribera vendieron la mayoría del accionariado Gestamp Solar al fondo de capital riesgo americano KKR. Los nuevos accionistas cambiaron el nombre a X-Elio y el rastro de los empresarios vascos despareció de la compañía en 2019 cuando vendieron su participación minoritaria a los canadienses de Brookfield.

Ahora buscan un movimiento similar con Elawan. Una empresa que el mercado ha colocado varios pretendientes además de Naturgy. Según publicaba a finales del año pasado el diario El Confidencial, la energética española Endesa y la noruega Statkraft habrían mostrado interés por la compra de su cartera de proyectos en desarrollo en España de eólica y fotovoltaica.

9.600 millones de liquidez

Naturgy presentó en sus cuentas del primer trimestre sus argumentos para poder hacer frente a esta operación. La energética una liquidez disponible de casi 9.600 millones de euros, sin incluir el flujo de caja operativo generado por el negocio de manera continuada. La compañía que preside Francisco Reynés ha reforzado recientemente su liquidez al cerrar una emisión de bonos a cinco años por importe de 1.000 millones de euros a tipo fijo con un cupón anual de 1,25%.

La empresa reforzó esta posición en los primeros tres meses de 2020 con la venta de los activos de generación en Kenia y con la entrada del Fondo de Infraestructura Global de Energía y Energía (GEPIF) de BlackRock en el gasoducto Medgaz, al comprar una participación del 50% en el vehículo de propósito especial (SPV, por sus siglas en inglés) que se creó al acordar la adquisición de la participación de Mubadala en esta infraestructura y al mismo precio. 

Por último, la empresa espera en el medio plazo cobrar los cerca de 1.000 millones de dólares (927 millones de euros al cambio) que le debe el Gobierno egipcio por interrumpir de forma unilateral el suministro de gas natural de la planta de Daimetta. Otra fuente de liquidez que permitiría a Naturgy atacar oportunidades del mercado como Elawan.