El pasado 20 de marzo a las 7:07 de la mañana, hora española, se lanzaba al espacio desde Kazajistán el primer satélite de la llamada 'NASA catalana' o Agencia Espacial de Catalunya.

El lanzamiento fue un éxito y el satélite ya orbita sobre nuestras cabezas. Se trata de un proyecto liderado por el Departament de Polítiques Digitals de la Generalitat de Catalunya. El objetivo es lanzar otro más el año que viene, y seguir en esta línea durante los próximos años. Para ello la Generalitat destinará un total de 18 millones de euros.

Sin embargo, hay un significativo pero a todo lo comentado anteriormente. El equipo lanzado no es propiedad Cataluña, tal y como avanzó Atalayar.com. Es de un proveedor que ha contratado la Generalitat del que ya ha publicado información este medio. Ni siquiera su uso es exclusivo. Cualquiera que contrate sus servicios puede utilizarlo: el Gobierno español, el Ministerio de Defensa o cualquier otra empresa, entre ellas operadores de telecomunicaciones como Telefónica, Vodafone u Orange, con los que Sateliot mantiene contactos.

Sateliot mantiene contactos con Telefónica, Vodafone y Orange para ofrecerle sus servicios

Está destinado a dar cobertura para Internet de las Cosas (conexión a la red de objetos). En realidad, no es un satélite al uso, sino un nanosatélite. Se trata de un dispositivo del tamaño de un microondas y con un coste mucho menor de desarrollo. Todo el proceso, desde su creación hasta la puesta en órbita, tiene un precio que parte del millón de euros. En el caso de este primer equipo, el desarrollo ha supuesto unos 4 millones de euros y el lanzamiento un millón de euros adicional, que pagará íntegramente Sateliot. La Generalitat abonará un total de 600.000 euros por sus servicios (dos años de contrato con posibilidad de ampliar a otros dos).

Sateliot, empresa de satélites española

Sateliot tiene sede en Barcelona y Málaga y acaba de lanzar con éxito su primer nanosatélite que, al igual que la constelación que desplegarán en los próximos años, ofrecerá un servicio de IoT con cobertura 5G global. De hecho, la corporación mantiene conversaciones con el 34% de los operadores mundiales de telecomunicaciones, entre ellos Telefónica, Vodafone y Orange. Además, este satélite servirá para desarrollar proyectos piloto en el sector de la agricultura en Brasil, y también en otras regiones o lugares con poca cobertura tradicional.
 
Sateliot dispone desde hace unos meses de una licencia internacional de la ITU
(Unión Internacional de Telecomunicaciones) que le permite operar satélites. Además, cuenta con el respaldo de la 3GPP, la institución que reúne periódicamente a los principales actores del sector para la definición de los distintos estándares de comunicaciones, que ha aceptado la propuesta de Sateliot de incluir en la definición del estándar 5G un escenario en el que se contemple las redes de nanosatélites LEO para prestar servicios IoT.
 
Los planes de la compañía pasan por disponer de una constelación de hasta cien satélites en los próximos años. "Queremos tener 16 satélites lanzados en 2023 y 96 en 2025. Los tres primeros se utilizarán para hacer pilotos. El objetivo con estos satélites es empezar a ofrecer servicio comercial a los operadores entre 2022 y 2023. Estamos en conversaciones con corporaciones europeas, americanas, sudamericanas y africanas y, en menor medida, con empresas asiáticas", explicaba el año pasado Jaume Sanpera, fundador de la compañía, a Vozpópuli.
 
Sateliot trabaja en todo el ciclo de vida de los nanosatélites de la mano de empresas como Open Cosmos o Alen Space, desde su diseño y desarrollo hasta su puesta en órbita y mantenimiento. En nuestro país el servicio satelital es servido de forma mayoritaria por Hispasat, también compañía española. Fue fundada hace más de treinta años (1989), es proveedor también de empresas de América, Europa y el Norte de África.
 
El 24 de noviembre de 2020 Telefónica Servicios Audiovisuales renovó con Hispasat la distribución de los canales de AMC Networks para España y Portugal. "El operador de satélites aportará capacidad espacial para la distribución de 14 canales de televisión a través de su satélite Hispasat 30W-5 ubicado en 30° Oeste, posición de referencia para la distribución de contenidos en español y portugués", explicó entonces Hispasat en un comunicado.