La 3GPP,  asociación que reúne periódicamente a los principales actores del sector para la definición de los distintos estándares de comunicaciones, ha dado su visto bueno al modelo presentado por Sateliot para las redes de nanosatélites de baja órbita. Estas constelaciones prestarán servicios para Internet de las Cosas (IoT) sobre 5G, para permite conectar a la red de redes objetos sensorizados.

La compañía española, con sede en Catalunya, ha trabajado el estándar con otros actores de relevancia de la industria de las redes de telecomunicaciones, como son Huawei, Ericsson o Nokia. La aprobación de la 3GPP supone que el estándar será el que permita a todos los operadores entenderse entre sí cuando se trate de comunicaciones nanosatelitales para IoT -conectar objetos- en 5G.

Este protocolo permitirá, entre otras cosas, que diferentes operadores de telecomunicaciones puedan conectar a clientes entre sí a pesar de tener contratado el servicio con empresas diferentes (Telefónica, Orange, Vodafone, etcétera).

Sateliot ha sido, junto a su partner tecnológico Gatehouse, una de las compañías que más contribuciones han hecho hasta concluir el pertinente estudio de viabilidad para aprobar el estándar

Cualquier servicio bajo este protocolo nanosatelital podrá tener cobertura global para conectar objetos. Pensemos en un ciclista de montaña cuya bicicleta está conectada mediante un sensor a la constelación. Por remoto que sea el lugar en el que se encuentre, en caso de accidente el sensor podrá avisar a los servicios de emergencia. La notificación podrá ser captada por cualquier operador de telecomunicaciones.

Conectar bicis, perros o barcos

Es algo que se puede trasladar a barcos en alta mar, mascotas extraviadas o vehículos que se desee tener localizados en caso de robo, por poner sólo algunos ejemplos. La aplicación de los nanosatélites a servicios basados en Internet de las Cosas es tan amplia como lo sea la imaginación a la hora de desarrollar soluciones.

"La 3GPP, el organismo que reúne periódicamente a los principales actores del sector de las telecomunicaciones para la definición de los distintos estándares de comunicación, incluirá en la definición del estándar IOT-5G el ‘escenario 4’ o también conocido en el sector como ‘escenario Sateliot’ en el que se contempla a las redes de nanosatélites de baja órbita para prestar servicios IoT", explica la compañía.

Sateliot ha sido, junto a su partner tecnológico Gatehouse, una de las compañías que más contribuciones ha hecho hasta concluir el pertinente estudio de viabilidad para aprobar el estándar. Las conclusiones fueron respaldadas incluso por la misma Agencia Espacial Europea (ESA), organismo de referencia en la materia.

Visto bueno de la ITU

En diciembre de 2020 Sateliot recibía la licencia internacional de la ITU (Unión Internacional de Telecomunicaciones) para operar nanosatélites. Los nanosatélites son del tamaño de un microondas, mucho más económicos que los tradicionales y operan en órbitas bajas.

La licencia permite a la compañía ofrecer esta tecnología a Telefónica, Orange y Vodafone, pero también a empresas de telecomunicaciones de todo el mundo, dado que la licencia habilita la realización de operaciones a escala internacional. El 5G requerirá de cobertura satelital en los puntos en los que no llegue la infraestructura tradicional terrestre.

El objetivo de Sateliot es disponer de una constelación de cien satélites en los próximos años. "Estamos en conversaciones con corporaciones europeas, americanas, sudamericanas y africanas y, en menor medida, con empresas asiáticas", explicó en su día Jaume Sanpera, fundador de la compañía, a Vozpópuli.

Su modelo de negocio está basado en el consumo de datos realizado por sus clientes. Tantos GB dse consumen, tanto se paga "El precio estará alineado con lo que los operadores tradicionales pagan por las comunicaciones de datos terrenales", explican desde la compañía.

El objetivo de Sateliot, que tiene como cliente a la Generalitat de Catalunya, es disponer de una constelación de hasta cien satélites en los próximos años. "Queremos tener 16 satélites lanzados en 2023 y 96 en 2025. Los tres primeros se utilizarán para hacer pilotos. El objetivo con estos satélites es empezar a ofrecer servicio comercial a los operadores entre 2022 y 2023. Estamos en conversaciones con corporaciones europeas, americanas, sudamericanas y africanas y, en menor medida, con empresas asiáticas", explicaba el año pasado Jaume Sanpera, fundador de la compañía, a Vozpópuli.