La prematura muerte de Juan Picón nos deja consternados y profundamente apenados a cuantos le hemos conocido y querido.

Su vida profesional es una muestra de excelencia, de determinación, perseverancia y talento. Pocos podrán lograr lo muchísimo que él ha conseguido a pesar de su juventud.

Pero el elenco de sus logros y cargos consta ya en los archivos y en las hemerotecas, al alcance de todos.

En el día de su marcha yo quiero rescatar al amigo que afrontó una enfermedad dura y exigente con la misma valentía y decisión con la que luchó por todo en la vida. Su optimismo, su radiante alegría en los momentos más difíciles nos hizo confiar a todos en que, también esta vez, Juan conseguiría "cerrar el deal".

Reconforta ver a los cientos de amigos que se han congregado en torno a su familia para despedirle"

Ha sido un abogado legendario, un aliado incondicional de sus clientes y un profesional intachable. Por encima de todo, ha sido un hombre bueno, con carisma y cercanía a la vez.

Conforta comprobar la entereza y serenidad con la que su mujer y sus hijos han sido capaces de conllevar esta pérdida tan dolorosa. Y reconforta ver a los cientos de amigos que se han congregado en torno a su familia para despedirle.

Eso sí que es un trabajo bien hecho.

Como él diría, "!Gracias por todo lo que nos has dado, Máquina!"

Descansa en paz, amigo.

José Luis Blanco.
Abogado.
Ex Managing Partner de Latham & Watkins en España.