La Comisión Europea (CE) propuso este viernes incrementar en 4.240 millones de euros el presupuesto de 2021 para la Unión Europea (UE) con el objetivo de incluir en las cuentas la reserva de ajuste ante el Brexit que pretende ayudar a los países y sectores afectados por la retirada británica.

Bruselas precisó en un comunicado que ese aumento "garantizará que suficientes recursos están disponibles este año para apoyar a los países de la UE a abordar los efectos inmediatos del Brexit".

La reserva de ajuste ante el Brexit asciende en total a 5.370 millones de euros durante el periodo 2021-2027 que cubre el presupuesto plurianual de los Veintisiete.

"La reserva de ajuste ante el Brexit es otro ejemplo de solidaridad europea. La Comisión trabajará ahora con el Parlamento Europeo y el Consejo (colegisladores de la UE) para garantizar que el dinero está disponible para las empresas, regiones y comunidades locales tan pronto como sea posible", declaró el comisario europeo de Presupuesto, Johannes Hahn.

Este fondo cubrirá los gastos para hacer frente a las consecuencias "adversas" de la marcha del Reino Unido en todos los Estados miembros "durante un periodo de 30 meses", indicó el Ejecutivo comunitario.

La mayor parte de la reserva

Los 4.240 millones de euros, la mayor parte de la reserva, se asignarán por adelantado este mismo año, calculando el impacto previsto de la salida británica del mercado único y la unión aduanera en la economía de cada país miembro y teniendo en cuenta "el grado relativo de integración económica con el Reino Unido".

"Esto incluye el comercio de bienes y servicios y las implicaciones negativas en el sector pesquero de la UE", apuntó la Comisión.

Los 1.130 millones restantes se pagarán en 2024

Los 1.130 millones restantes se pagarán en 2024, después de que los Estados miembros hayan notificado a la Comisión los gastos reales en los que han incurrido.

"Esto permitirá responder a acontecimientos imprevistos y garantizar que el apoyo de la reserva de ajuste del Brexit se concentra en los Estados miembros y sectores más afectados por la retirada", constató Bruselas.